La rebelión de las formas

Leer este libro de Jorge Wagenserbrg, el director de la colección “metatemas” de ensayos científicos (llamémoslos así) ha supuesto un pequeño reto. De hecho he tenido que sacar el libro varias veces de las diversas bibliotecas donde esta disponible antes de hacer un supremo acto de voluntad y terminarlo.

Mi motivación para leer el libro está basada en mi interés en la ciencia ficción, más que en la ciencia pura. Una de las cosas que debe hacer alguien que escriba ciencia ficción es “diseñar aliens”, es decir inventarse que forma puede tener un alíen que sea fisiológicamente posible y cuya forma responda adecuadamente a la función. Para este fín (no exclusivamente, pero si en buena parte) he leído varios libros de biofísica. En realidad la biofísica es muy entretenida en si misma y se le puede sacar mucho rendimiento dando luego clases sobre el tema a estudiantes de farmacia, medicina y biología, que buena falta les hace, pues muchos de ellos se meten en las carreras sin haber hecho física en 2º bachillerato, algo que no debería estar permitido. Por supuesto, a su vez, dando clases inevitablemente tienes ocasión de aprender mas cosas de las que sabías inicialmente. De la biofísica pura y dura se saca un montón de información de que características debe inevitablemente tener un alíen para poder realizar tal o cuál función. Pero no basta con estudiar los aliens aislados. Normalmente uno tendría que considerar una biosfera alíen. Para eso habría que irse a estudiar ecología, y cosas cómo leyes alométricas y similares. Bueno, cómo decía al principio del párrafo un libro que trata sobre las formas en la naturaleza, y en especial las formas de los seres vivos y las restricciones que la física impone en ellos tiene pinta excelente. Si además el autor es un experto en “física de la complejidad” esperas que te de una idea unificada y meditada sobre el tema a tratar, pues vaya, no.

Una recomendación muy importante si alguien decide leer este libro es fijarse en que tiene dos partes, la primera “cómo perseverar cuando la incertidumbre aprieta” (subtítulo del libro todo sea dicho) es magnífica para poner en práctica los consejos que se dan en los cursos/libros de lectura rápida. Mucha filosofía para mi gusto y sólo unas pocas gotas de física o biología. Salvaría las consideraciones que hace sobre “el carácter de la ley física” de Feynman en las que viene a observar que la mayoría de las leyes más que predictivas son restrictivas. Es decir, no predicen lo que va a ocurrir sino que indican lo que no puede ocurrir. Quitando eso, y algunas consideraciones sobre “materia culta” o algo así, menciones muy por encima de hechos bien conocidos de otros libros de la colección metatemas (en particular de prigogyne) y algunas anécdotas curiosas sobre fenómenos exóticos en biología es todo bastante disperso y, para mi gusto, sin particular interés. Debo decir que leer esta primera parte me llevo bastantes intentos.

La segunda parte, que cubre aproximadamente la segunda mitad del libro, ya si entra en lo que se anuncia. Aunque debo decir que tampoco es exactamente lo que esperaba al menos en muchas partes. Decir que la esfera es la figura que optimiza el volumen cierto por una superficie dada es algo requetesabido. Luego comenta que los hexágonos son la forma ideal para pavimentar, y da una presunta explicación con palabras de porque es así que realmente no explica nada. Luego sigue con otras formas y sus funciones. Se aprenden cosas sueltas de conocimiento no demasiado común (cómo que la fuerza que hace falta para desenroscar una hélice es proporcional a la exponencial del número de vueltas de la hélice) pero en general se enuncian resultados sin explicar demasiado al física que hay detrás y cómo se deduce de ella. O la matemática (uno esperaría que en un libro sobre formas óptimas se hablara sobre el cálculo de variaciones). Eso sí, incluye algo muy atípico en un libro de ciencia, un montón de datos sobre arte. En particular Gaudí aparece en casi cada capítulo. El motivo viene a ser que hace 3 grupos, formas inertes (inanimadas), formas orgánicas y formas cultas, y el arte entra en este último grupo. No sé, a algunos les puede parecer que con eso queda un libro muy culto, pero a mí me parece un poco fuera de lugar. Bien es cierto que en el epílogo intenta crear una tesis sobre el factor de la utilidad de la estética y su relación con aspectos científicos, pero no me resulta nada convincente. Eso sí, cuenta la construcción de Banchoff del hipercubo, y cómo ir de la 3º a la cuarta dimensión por un proceso de iteración, que desconocía y resulta curiosa. Por lo visto Dalí pudo inspirarse en esto para un cuadro llamado corpus hypercubus, que muestra una crucifixion. Pues bueno, vale. ah, sí, y afirma que los artistas pueden tener intuiciones científicas válidas sin entender lo que hacen, pues muy bien.

Con mucho el mejor capítulo del libro es el que trata de los fractales. que es el último de los tipos de figuras que trata. En particular resulta interesante la idea de introducir un análogo a la entropía fractal (que por lo visto es una aportacion original suya) y la explicación de una serie de leyes alométricas. NE particular habla del trabajo de West, Brown y Enquist (WBE). Es un trabajo del 1997 que demuestra que los animales optan por estructuras fractales, que originan leyes de escala on factor 1/4 cómo consecuencia de minimizar el consumo de energía en los procesos de transporte interno de energía. Por lo visto había numerosas leyes de tipo 1/4, por ejemplo, que el consumo metabólico de un individuo por unidad de masa es proporcional a la masa del individuo elevado a una potencia 3/4 que se había obtenido experimentalmente y que no podía explicarse mediante principios de mínimo (de energias, dispiacines de calor o lo que fuese) que usasen figuras euclídeas y si explicaron WBE (su modelo usaba hidrdinámica para evaluar el coste del transporte de enrgía).

En fin, un libro que promete mucho mas de lo que da. Tiene algunos datos sueltos bastante interesantes mezclado entre un montón de reflexiones un tanto deshilvanadas, se echan de menos explicaciones más detalladas de algunos resultados y en general es un magnífico libro para hacer ejercicios de lectura rápida ;-).

Dado que ahora, a partir del viernes, es la feria del libro n Madrid, si vais y buscáis algo de divulgación, no recomendaría comprarlo. Hay cosa más interesantes en el mercado. Por ejemplo ha salido “la guerra de dos mundos”, escrito por Sergio L. Palacios, el autor del blog física en la ciencia ficción ( fisicacf.blogspot.com ) que tiene todas las papeletas de ser mucho mas interesante (a juzgar por el blog). Aunque la verdad yo tengo prioridad por comprar la continuación de “illyon” de Dan Simmons, que es una de las novelas de CF que más me ha interesado en los últimos tiempos, y posiblemente, algo de Greg Egan, que hay cierta gente que no para de recomendar encarecidamente ;-).

Anuncios

Etiquetas:

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: