Internet y el P.I.B.

El debate sobre la piratería digital, con la ley sinde (y sus versiones en otros paises), las SGAE y demás es un tema recurrente en muchas discusiones en cafeterías, televisión, foros de internet, etc.

Empezaré la exposición con una demostración contundente de que el mercado musical está en las últimas Basta con fijarse en los vídeos de las intérprete femeninas. Según ha ido avanzando la piratería cada vez las discográficas tiene menos dinero para ropa y ahora las sacan casi exclusivamente en ropa interior ;).

Bromas aparte, el tema del pirateo digital es posiblemente el problema mas importante al que se enfrenta el modelo económico actual. Y tiene tantas ramificaciones que es prácticamente imposible ser consciente de todas. Voy a dar unas pinceladas que tal vez ayuden a comprender mejor la complejidad del asunto.

El primer negocio que sufrió fue el de la música. Pero de muchos, muchos modos. No es sólo la industria discográfica, también otros sectores. Posiblemente los primeros fueron los fabricantes de sintetizadores y samplers. Con la llegada de los sintes/samplers/efectos digitales software (obviamente pirateado en su mayoría), los drivers de latencia ultrabaja y los ordenadores de mas de un GHZ el mercado de los sintes/samplers hardware cayó en picado. Han sido imaginativas y han sacado productos alternativos, controladores midi, sobre too. Y se han metido en el negocio de sintes software (que poca gente compra) y tarjetas de sonido (que si, se compran, pero es un negocio muy pequeño en comparación a lo que tenían). La llegada de los home studios mató a muchos estudios de grabación profesional, y a los músicos de estudio que trabajaban en ellos, por cierto. Las partituras, bueno ¿alguien se compra hoy día partituras?

El tipo de música que se puede hacer con ordenadores es sobre todo música electrónica. Otros tipos de música no han sufrido lo mismo. Un grupo de rock sigue necesitando comprarse las guitarras, batería y demás. Pero con todo siguen pudiendo grabar las maqueta en home studios.

¿Que significa eso? Que los gastos de producción musical bajaron muchísimo. Y que las empresas de instrumentos electrónicos han visto mermadas sus ventas. Eso significa muchos trabajadores.

El tema de las discográficas es el mas conocido. Un disco superventas hoy en día vende el 10% de lo que vendía hace unos años. Y no me extraña ¿quien quiere hoy día discos/CDs? Yo conservo los CD´s que tenía antes de la aparición del mp3, pero no los escucho. Sencillamente, es mucho mas fácil cargar una lista de reproducción de win amp, o conectar una radio de streaming por internet. Y como no me gustan los productos de apple no voy a comprar nada en su store, y no sé dónde se pueden comprar mp3′ s por otros medios. Es más, no me fío absolutamente nada de las compras a través de internet. Si acaso aceptaría pagar dos o tres € por ir a una tienda y descargarme en una memoria USB algún disco de un autor que me gustara especialmente, en formato mp3 y en formato WAV de 24 bits, claro (soy de los que si nota la diferencia de sonido entre ambos formatos ¿acaso hay alguien que no?).

Esa debacle de las discográficas afectan no sólo las ganancias de los músicos. Afectan a las empresas de fabricación de discos, a los estudios (eso ya lo había dicho), a ls pequeñas tiendas de música (que ya casi no quedan). En fin, sigue habiendo un sector marginal de gente que compra por fetichismo, o quizás que quieran pensar que pagando por el disco de sus autores favoritos hacen que estos tengan mas dinero. Realmente eso no es exactamente así, pero tampoco merece la pena ar detalles.

La gente dice que los músicos siguen ganando dinero con los conciertos. Bueno, en parte. Pero es una situación muy engañosa. Para empezar ya estás obligando a hacer el músico algo que puede que no sea lo que le gusta. Hay gente que son compositores antes que intérpretes, y lo de irse de gira es una tortura para ellos. Realmente tampoco es que dar un concierto requiera ser intérprete. al fin y al cabo la mayoría de lo que suena en un concierto es pregrabado. Según que casos es posible que lo único que suene en directo sea el cantante (si el estilo de música incluye cantantes) y el resto sea gente haciendo figuración con los instrumentos. Claro, hay grupos que tocan todo en directo. En fin, me estaba yendo del asunto. Lo importante es que obligar a que los músicos deban vivir de sus conciertos es un condicionante muy fuerte.

En definitiva, el panorama para el mundo de la música es lamentable. Y lo de “buscar soluciones alternativas de negocio” son palabras huecas. Sí, se puede sacar un dinero con el merchandasing de los grupos, con los politonos y demás, pero es marginal.

En definitiva, las SGAEs tienen motivos claros para quejarse de la piratería. Un dato a recalcar es que las SGAES representan los derechos de los músicos, no de las discográficas, al menos en teoría. Su función es asegurarse de que un músico cobra por los derechos de reproducción de su tema.En realidad un autor por ía reclamar individualmente esos derechos, pero en la práctica es inviable que haya una compraventa directa consumidor/autor (y si la hubiera los bancos y sus omisiones serían la SGAE).

Ahora bien, las SGAES abusan mucho. Las cuotas a bares son fijas, independientemente del aforo del bar. Cobran varia veces el derecho de una reproducción. Por ejemplo, se lo cobran a una radio, y a la peluquería dónde se sintoniza esa radio. Sin duda la mayoría habréis leído noticias con tropelías mil de las SGAES, no merece la pena contar anécdotas.

El siguiente perjudicado de e mundo digital ha sido el cine. La mejor prueba es que se están cerrando muchos cines. A mi me gusta ir al cine y prefiero ver una peli en una sala de proyección que en el ordenador o la TV de mi casa. Pero si siguen subiendo tan abusivamente el precio de las entradas cada vez me lo voy a pensar mas antes de ir a ver una peli.Respecto al DVD, bien, comprarlos no me interesa, me pasaría lo mismo que con los CDs de música. El alquiler es una opción, pero cada vez hay menos videoclubs, así que nada, básicamente es cine o streaming. Por supuesto gratis, no me fío de pagar por internet, como dije antes. Si acaso , como antes, aceptaría ir con una memoria USB a una tienda y pagar 2 o 3 € por una peli. Otra gente sin duda se arriesga a pagar por internet, si no es mucho dinero, imagino.

Por otro lado, el que paga por lo que puede obtener gratis ¿hace bien?. No está tan claro. Si yo gasto en lo que puedo obtener gratís y el de al lado no esa persona sigue disponiendo de ese dinero para lo que no es gratís. Y claro, quedo en desventaja frente a él cuando deba afrontar esos gastos. Curiosamente lo susceptible de ser digitalizado es justo el tipo de cosas que yo normalmente consumo, música, cine, libros (luego iré con ellos). Nunca he sido amigo de gastar en cosas como ropa, copas (soy abstemio), comida, coche, etc, mas que lo imprescindible. Y sigo igual. Realmente tengo muy, muy pocos gastos si tiro de lo que es gratis. eso esta bien porque no necesito ganar mucho dinero y puedo dedicar el tiempo a lo que me apetece.

Pero vamos con el lado de la industria del cine un poco más. Aparte de las salas el mundo del cine mueve muchas otras cosas. Extras en las películas, maquilladores, diseño de vestuarios,rodaje de exteriores, etc, etc. Muchos de esos gastos se han visto reducidos gracias a los efectos digitales. Bien para los estudios, mal para las empresas que vivían de darle al cine esos servicios. Estamos hablando, una vez más, de muchos empleos.

Paemos al tema de los libros. El libro digital existe desde hace mucho. Lo que no existian eran los lectores digitales. Eso lo cambia todo. Leer en un ordenador es un rollo. Leer en un e-reader, o en un tablet PC (a ser posible que no sea un Ipad :P) no. Llevo casi 5 meses co el archos 0, que es un tablet que ejecuta windows 7. Y es una virguería. No cansa nada la vista. Tal vez la tinta electrónica sea mejor. Pero un e-reader es muy limitado en sus funciones. Prefiero tener un ordenador en toda regla aunque tal vez a la hora de leer un libro sea un poco peor. Por otro lado sé que un tablet, con windows, me permite leer todos los formatos posibles para un libro. Y ver los formatos como corresponde. No quiero pensar que puede hacer un e-reader con las fórmulas matemáticas y las figuras de un artículo.

En fin, para libros científicos un tablet es una maravilla. Puedes ir con una biblioteca entera de libros y artículos (que ya no necesista simprimir nunca mas) en el tablet. De hecho, debes. Si quieres investigar (o simplemente hacer ejercicios de una asignatura) necesitas referencias. Si las llevas todas encima no necesitas estar en una biblioteca. Es realmente un cambio de paradigma.

Para novelas la cosa ya es menos espectacular. Una novela es autocontenida, no necesita referencias. Y llevar una novela o un tablet no hace mayor diferencia. Si acaso te puedes llevar ambas. Así estudias un rato y cuando te cansas te pones a leer. Realmente, si la novela no es muy gorda, puedes llevar el tablet y la novela cómodamente a la vez. Claro, si la novela abulta mucho si es una tentación hacerte con una versión digital. El fetichismo de leer en papel existe. Pero una estantería llena de libros lo compensa.

A nivel empresarial esto significa que el libro de texto ya mismo esta sufriendo un pirateo del 90% mientras que el libro de lectura apenas tiene. Claro que eso es ahora que los e-readeres están empezando y el Ipad aún no ha llegado. Por lo que he visto las editoriales ya lo dan prácticamente por perdido.

¿Y la prensa? Tengo entendido que están sacando versiones específicas para el Ipad, no sé si de pago o no. Sé que algunos periódicos que ofrecen sus contenidos on-line quieren que estos sean de pago. La verdad es que no puedo decir mucho del asunto pues no leo periódicos apenas. Obtengo la información de la TV, las radios e internet (entiéndase, blogs, foros y demás, no prensa). Como un periódico es algo de usar y tirar, y bastante barato, no sé hasta que punto le puede afectar la proliferación de los e-readers. Si acaso revistas como “investigación y ciencia” o “future music” (por mentar dos que sigo, de sectores distintos) posiblemente sigan tenendo su razón de ser.

Pero está claro que el sector editorial se convulsionará. Y no veo yo muy claro que el libro digital sea negocio. Los editores parecen dudarlo. Total que posiblemente cierren muchas editoriales , y se pierdan muchos puestos de trabajo.

Un detalle importante es que literatura música y cine conforman el corazón de la producción cultural. Y, desde que existe el concepto de “diseñador gráfico”, yo diría que la pintura, fotografía y demás artes visuales tradicionales se volvieron menos relevantes.

La consecuencia es obvia. El panorama para el que pretenda vivir de algún tipo de producción cultural es devastador ya que su obra puede adquirirse gratis. Posiblemente esa gente se ahorre un dinero en consumir obras de sus colegas, y el balance gastos/ingresos variará de una persona a otra. Pero, en general, el aliciente ara esforzarse en producir contenidos culturales de calidad esta tremendamente mermado. Tal vez, como hacen muchos músicos electrónicos, si se están pendientes de moverse por internet puedan conseguir actuaciones ocasionales y puedan ir tirando con conciertos aquí y allá, y de paso hacen turismo. Pero a ver ¿eso es serio? Tal vez por un tiempo pueda ser algo divertido, pero a la larga eso no es vida.

Total, que yo, como potencial creador cultural, no veo ningún futuro halagueño en el presente y futuro inmediato. Y claro aunque se tengan menos gastos “ditigitales” sigue habiendo gastos “analógicos”. Un detalle a tener en cuenta es que si desaparece el aliciente de vivir bien de la creación cultural también disminuir´el aliciente or tener una buena formación cultural. Eso puede redundar en que el mundo académico caiga. Es decir ¿quien va a querer hacer una carrera si lo que aprenda sirve para crear contenidos culturales que nadie va a consumir?.

Según eso podrían parecer adecuada las leyes antipiratería. Pero muy probablemente den mas problemas de los que puedan resolver.

Una posible solucion sería una legislacion de retribuciones por creaciones culturales. Es decir, alguien pone libremente al acceso de todo el mundo su creación cultural. Se habilitan unos parámetros objetivos para estimar cuantos consumidores tiene su creación y se establecen unas retribuciones , a pagar por el estado (que posiblemente pueda sacar el dinero para pagarlas de impuestos y de convenios con según que empresas) en función del número de consumidores. Eso eliminaría los intermediarios.

Se haga como se haga está claro que cada vez más la mayoría de producciones que se hagan serán productos digitales infinitamente reproducibles. Inevitablemente producir esos productos requerirá menos materias primas, menos intermediarios, menos medios de distribución. Es decir, que no habrá motivo para la existencia de un montón de puestos de trabajo.

Posiblemente si se hace un análisis detallado muchos puestos de trabajo destruidos están relacionados con esta revolución digital. Y no hay motivo para que se rehagan esos puestos de trabajo. Menos aún que la gente que trabajaba en producción de bienes culturales y que ya no puede vivir de ellos deba reubicarse en un trabajo “analógico” y dejar su producción cultural como un hobby. Por poner palabras que he visto usar, no señor productor, no tiene sentido que una guionista de cine joven y con unos inicios prometedores tenga que buscarse un trabajo “serio” y hacer guiones como hobby. Además, si todo el que vivia de producir cultura debe hacer lo mismo no habrá trabajos “serios” para todos.

En definitiva, es imprescindible una reestructuración de un sector muy importante de la sociedad. Y una vez hecha posiblemente no esta muy claro que todo el mundo pueda esperar tener trabajo. ¿sería eso grave?. Probablemente no. Hay una serie de factores “analógicos” que deben cubrirse, alimentación, vestidos, transporte y vivienda. En las sociedades actuales la agricultura tiene un ratio de un trabajador agropecuario (producción de alimentos) por cada 40 personas. Para hacerse una idea de lo que significa piensese que el imperio maya tenia un ratio de uno a uno, y el imperio romano de 2 a 5, o algo así. En definitiva, que a poco que se distribuyan bien las cosas nadie se tiene que morir de hambre por mucho paro (o jornadas laborales reducidas) que haya. El tema del vestido, pues realmente por ahora no parece que la era digital le haya presentado mayores dilemas. Y no creo yo que hoy diá nadie vaya a no poder tener ropa a poco que se administren bien las cosas.

El asunto de la vivienda es aparte. La especulación inmobiliaria ha sido un cachondeo con un motón de factores. Analizarlo sería complicado, y ni me apetece ni veo que tenga sentido que lo haga. Un aspecto de la época digital es que si uno no necesita tanto espacio para almacenar libros, música, etc, ese es un espacio que podría ahorrarse en la vivienda. Pero tampoco lo veo del todo claro. Hay un espacio vital mínimo que debe tener una casa. Lo que podría ahorrarse si se prescindiera de estanterías de libros y demás seria marginal, y no creo que merezca la pena. además, incluso con el libro digital tener a mano libros de papel no deja de ser útil.

Bien, no es una entrada tremendamente estructurada. No planteo todos los ángulos del problema y doy soluciones que sean obviamente adecuadas. Mi interés en esta entrada es hacer notar que posiblemente el tema de los derechos de autor va mucho mas allá de “piratería o no piratería” y que en el fondo significa la necesidad de un cambio de paradigma en el sistema económico.

Y el que piense ¡que se fastidien estos músicos, cineastas/escritores/científicos y demás ralea y se busquen un trabajo serio! que se lo piense dos veces. Al fin y al cabo esto acaba de empezar. Es casi seguro que muchos sectores que ahora ven imposible que el avance tecnológico altere su sector y lo deje en la situación de la música y el resto de actividades tratadas aquí se lleven una ingrata sorpresa mas pronto que tarde.

Por ejemplo, los bancos. Ahora mismo una de sus mayores fuentes de ingresos son las comisiones. Bien, hay en marcha investigaciones sobre un sistema de intercambio en internet, conocido como dinero cuántico que podría servir para poder hacer compras por ese medio de manera segura, y sin necesidad de bancos (y sus tarjetas de crédito) como mediadoras. Y quien dice por internet dice en un supermercado. La verdad es que es un asunto, el del dinero cuántico, que por si mismo podría cambiar algunos aspectos del sistema financiero actual. Todavía estoy empezando a aprender sobre el tema, así que tampoco tengo medianamente claras sus posibles repercusiones.

En fin, no voy a explicar ahora que otros sectores creo que tal vez puedan en un futuro próximo ver tocado su modelo de negocio por los avances tecnológicos. Si acaso es algo que tocaría en alguna novela de ciencia ficción de esas que nunca llegarán a ser impresas y ninguna editorial publicará porque los lectores de libros digitales acaban de poner fin a ese modelo de negocio. Por otro lado, si no voy a ganar dinero por ellas ¿para que escribirlas? ;).

Afortunadamente para los lectores de este blog hay muchas cosas interesantes que tratar en el mundo de la física y no les haré perder mas tiempos con estas disquisiciones sobre asuntos tan indefinidos y resbaladizos.

Anuncios

Etiquetas: ,

Una respuesta to “Internet y el P.I.B.”

  1. Tweets that mention Internet y el P.I.B. « Ciencia DiY -- Topsy.com Says:

    […] This post was mentioned on Twitter by Gana Dinero en Casa. Gana Dinero en Casa said: Internet y el P.I.B. « Ciencia DiY: A mi me gusta ir al cine y prefiero ver una peli en una sala de proyección que… http://bit.ly/cnfC5k […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: