Impresoras 3D, la revolución del DIY y el fín de la industria tradicional

Hace poco alguien envió una entrada de este blog a menáme. Leyendo los comentarios que pusieron allí vi que a alguien recalcaba lo peculiar de hablar de teoria de cuerdas, el tevatrón y el LHC en un blog con DIY (do it yourself) en el título.

Bien, aclaro que el DIY lo puse en el título un poco engañado. En un momento dado en un foro alguien mencionaba que en España, dado lo calamitoso de las políticas educativas, el único modo de tener una cierta garantía de poder dedicarse con continuidad a la ciencia era el hacérselo uno mismo (do it yourself). Es decir, diseñar tu modo de vida para poder tener bastante tiempo libre para poder dedicarte a investigar por tu cuenta, sin contar en ningún momento en que te puedan pagar por investigar ya que con la política veleta de las administraciones uno no puede depender de sus subvenciones que un día están y al otro no. Ese es el sentido del DIY de esta web.

Pero claro, como dije, me engañaron un poquito. Resulta que el DIY es un término que por lo visto se acuño en la música punk, allá a finales de los 70, como respuesta al rock sinfónico/progresivo en el que los músicos empezaban a tener todos una formación clásica (y una cierta solvencia como instrumentistas) y usaban los por entonces emergentes, y carísimos, sintetizadores. Frente a eso los punks reivindicaban una música sencilla, que no requiriese haber estudiado música (sic) y con instrumentos baratos (aceptamos barco). Mas adelante esa idea, con esa mismas siglas, del DIY se extendió a otros sectores sociales. Y, por supuesto, de siempre ha habido el típico “manitas” que le gusta hacerse el sólito todas las obras de casa y que también es un DIY.

Ciertamente en el apartado musical yo no creo demasiado en la filosofía punk. Aunque excepcionalmente alguien sin formación musical pero con un cierto talento pueda hacer temas sencillos de una cierta valía la música va mucho más allá de eso. la filosofía punk no permite formar músicos capaces de crear una sinfonía para una gran orquesta. Si no aprende de lo que han hecho otros antes de él la mayor parte del tiempo va a estar reinventando la rueda (o su equivalente musical, el canón de pachelbel xD) :

Y, desde luego, en ciencia si no tienes una formación de primera no vas a poder hacer gran cosa. Vamos, que nadie piense que estoy defendiendo que cualquiera que lea cuatro libros de divulgación deba ser considerado en pie de igualdad con un catedrático de física teórica, seamos serios.

Vale, aclarado ese punto vamos con lo de las impresoras 3D. Todavía no son muy conocidas fuera de ámbitos muy reducidos. Mi primer encuentro con ellas surgió en documentales sobre dinosaurios (los veo todos, soy dinoadicto incurable). En la investigación paleontológica esa impresoras son muy útiles. Mediante técnicas de RMN se puede obtener un modelo 3D informatizado de un fósil (incluyendo detalles sobre el interior del mismo). Luego ese modelo informatizado se “imprime” en una impresora 3 D creando una réplica exacta del fósil en algún material adecuado y se le puede someter a pruebas de todo tipo que nadie se atrevería hacer con el fósil original.

El proceso de “imprirmir 3D” consiste en que un láser industrial (o algún tipo de material cortante) vaya seccionando un material uniforme dirigido por el patrón informático almacenado en el ordenador. El material puede ser algún tipo de escayola, de plástico, madera, tela, etc, dependiendo de lo que se pretenda “imprimir”. Obviamente esas impresoras que se ven en esos documentales son muy caras y están disponibles en lugares muy concretos (universidades y grandes laboratorios).

La siguiente noticia que tuve de ese tipo de impresoras es un modelo comercial que para su publicidad han ofrecido la posibilidad de crear bikinis a partir de una tela ligeramente especializada. A raíz de eso me puse a indagar y el panorama para la próxima década es, más o menos el siguiente. Se van a ir implantando poco a poco este tipo de impresoras. Ciertamente son caras y al principio poca gente podrá tener una en casa. Pero si podrá haber empresas que las compren y las dediquen a uso público (más o menos como e su momento se popularizaron las tiendas de repografía).

Lo interesante es usar un poco la imaginación y hacerse una idea de que tipos de cosas esperar de ellas. Uno va a poder “imprimir” ropa. Y no sólo bikinis, cualquier tipo de ropa. Y con “ropa” incluyo el calzado. Al pasar directamente de la materia prima al producto elaborado, saltándose todos los intermediarios, los precios del producto final serán mucho mas baratos. Otro aspecto es que el procedimiento permite crear productos inviables con las técnicas actuales. La calidad, pues supongo que mejor en algunos aspectos y peor en otros. Pero al fin y al cabo el mp3 es inferior en calidad al CD o DVD, y los ha reemplazado casi por completo.

Entonces ¿está amenazada sólo la industria textil y de calzado? No, claro que no. Se pueden imprimir también muebles, esculturas, etc, etc.

De hecho, ayer, leí que habían sacado una “tinta” que en realidad son paneles solares. Obviamente no basta con imprimir con esa tinta en un DINA 4 para tener un panel solar, hace falta bastante más. Pero ciertamente facilita que uno pueda imprimir en la impresora 3D el soporte y luego, sobre ese soporte, imprimir con tinta los paneles. De ese modo podría tener un panel solar a medida.

Imagino que todo el mundo tendrá claro que los primeros modelos crearán productos algo toscos. Vale, es lo suyo, pero tal vez viendo estos vídeos alguien se sorprenda de lo que ya es posible hoy día:

Oh, yeah, sí, la industria del sakteboard también está amenazada por las impresoras 3D ;).

En definitiva, como dije en una entrada anterior respecto a los derechos de autor el avance tecnológico va poco a poco (o mas bien, muy rápidamente) a poner a muchos sectores industriales en el mismo punto en el que están ahora la industria musical, cinematográfica y editorial. Hablo de la industria textil, calzado, mobiliario, material deportivo, objetos decorativos, etc. Y puedo estar quedándome corto. ¿podría imprimirse un coche pieza a pieza? (salvo tal vez algunas piezas criticas que se comprasen aparte). Eso dejaría “sólo” el pequeño problema de luego tener que montarlo. Pero imagino que lo que si podría hacerse es “imprimir” un montón de piezas de la carrocería. Eso haría que la industria de reparaciones cambiara drásticamente.

En definitiva, que de aquí a una década el sector industrial tal como lo conocemos puede haber dejado prácticamente de existir. Vamos hacia el mundo post-industrial. Eso requerirá una revisión absoluta del mercado de trabajo, porque, sencillamente, la mayoría de los trabajos actuales básicamente serán prescindibles. A ver como manejan eso los sectores politicos. Bueno, no sé como lo harán, sólo sé que sea como sea lo harán mal ;-).

Anuncios

Etiquetas: , ,

3 comentarios to “Impresoras 3D, la revolución del DIY y el fín de la industria tradicional”

  1. Yo Says:

    Hblare con respeto a tu persona, pero tambien te pido que te informes y respetes la veracidad de las cosas, ya que tu “articulo esta lleno de falacias y aseveraciones a la ligera, cualquier persona que tenga un conocimiento medio de Ingenieria y caracteristicas de materiales tendria la capacidad de filtrar la cosas que son fantasiosas de las que no lo son. Empezemos por algo, te ayudare un poco a que mejores tu informacion, una impresora 3d NO! “consiste en que un láser industrial (o algún tipo de material cortante) vaya seccionando un material uniforme”, una impresora 3d deposita material para ir formando l pieza, desde cero. y acerca del DIY, donde esta tu aportacion? o solo es que te emociona utilizar palabras de moda en tus posts?.

    Saludos y disculpa si te incomodo, es solo que me desespera toparme con informacion no respaldada con veracidad.

  2. freelancescience Says:

    Hola Yo.

    No me preocupa que corrijas informaciones. Al fin y al cabo es una de las funciones de los comentarios. En especial en un tema como este, tan alejado de los que suelo tratar, sería absurdo que me molestara.

    Con todo creo que, si bien seguramente sea como dices y la mayoría de impresoras 3d seguramente sean como describes, que van depositando material para formar la pieza, la información sobre las que cortan un material uniforme no me la he sacado de la manga.

    Cómo explico en el post hay varios documentales de dinosaurios (he intentado buscar en documanía cual era, pero hay demasiados y ahora no doy con los que busco) en los que digitalizan en 3D el fósil y luego “lo imprimen”. Y te aseguro que hay algún documental dónde la pieza se fabrica no por depositación de resinas (o lo que sea) sino mediante un dispositivo que corta algún material con una cierta consistencia. No puedo asegurar que sea un laser industrial, pero desde luego si había algo que cortaba.

    Realmente, mirando en una web el tipo de tecnologías standard para impresoras 3D: http://www.caddyspain.com/I3Dindex.htm no aparece lo que digo (lo más parecido serían los dispositivos LOM) así que tal vez lo que ví eran algún tipo de dispositivos exclusivos de alguna universidad para propósitos muy concretos.

  3. Los luditas, la desindutrialización y la sociedad post-industrial | DRY Says:

    […] economista ortodoxo que haya leído mi post anterior seguramente haya pensado en que mi afirmación sobre un cambio a una sociedad post-industrial y la […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: