Economía descentralizada estratificada I: estratificación del proceso económico

Aparte de física y matemáticas siempre he tenido interés por aprender de manera sofisticada diversas áreas del conocimiento. Me gusta la biología, la ecología matemática, las artes marciales, la música, la literatura (de CF sobre todo), la historia, el deporte y vaya usted a saber que más.

Esto significa que he leído libros académicos, artículos de investigación y revistas especializadas/blogs sobre muchos de esos temas. Por ejemplo he leído muco sobre ecología matemática (incluso publiqué un artículo en una colaboración encaminada hacia una tesis doctoral que al final se quedó en nada ante la imposibilidad de conseguir una beca). También he leído mucho sobre musicología (teoría de la armonía formas musicales, contrapunto, orquestación, composición). También tengo un buen nivel en varias artes marciales (incluso soy instructor en una de ellas).

Y, aunque no me gusta especialmente, tengo muy buen nivel en informática. Programo en la mayoría de lenguajes comerciales de diverso pelaje y propósitos, y, en general, conozco buena parte de la informática comercial más habitual.

Digo esto para ilustrar que he estado expuesto a conocimientos de muy diverso pelaje, y que creo que puedo evaluar con una cierta perspectiva sus diversos méritos. Basándome en eso debo decir que una de las ramas del conocimiento humano de un nivel mas lamentable que conozco en la actualidad es la economía. Mis contactos con ella han sido discontinuos y normalmente por circunstancias ajenas a mi voluntad. Una forma de contacto ha sido la enseñanza. He dado clases (particulares) a alumnos de diversas asignaturas de matemáticas propias de economistas. Esto incluye desde las muy habituales álgebra lineal y cálculo, a la también habitual estadística (estadística descriptiva y teoría del muestreo básicamente). Aparte he dado clases de asignaturas algo más esotéricas. Por ejemplo he enseñado topología (que por algún motivo está, o estuvo, en el programa académico de macroeconomía de la complutense), teoría de juegos y de la decisión (agrupada bajo un nombre que no recuerdo que se enseñan en una universidad que no recuerdo). También he estudiado en la carrera asignaturas con un claro “toque económico” como son investigación operativa o matemáticas financieras. También he estudiado sucesos estócásticos (cadenas de markov, ecuaciones estocásticas, etc) y, aunque no sé yo si se usa en economía, tengo una buena base en sistemas dinámicos/teoria del caos. Digamos que esa base matemática me deja en una posición en la que puedo leer sin dificultad la mayoría de textos de economía, y, además, sabiendo cuál es la matemática disponible puedo inducir que modelos pueden formarse a partir de ella.

Propiamente de economía, hasta hace poco, me había leído a leer cosas sueltas. Un libro general sobre teoría de la economía, algunos modelos de econofísica, el libro de fractales y finanzas de mandelbrot, los apuntes de una asignatura de economía en ciencias ambientales que cogí como asignatura de libre configuración y algún artículo suelto o tal o cuál capítulo de este o aquel libro.

Ahora, desde que tenemos encima el jaleo este de la crisis económica, y en especial desde el revuelo que se ha formado con el 15 M he profunidizado más en economía. Aparte de leer más en blogs y prensa he estado mirando libros de macroeconomía, microeconomía y econometría. De hecho, ahora que quedo mas libre de carga académica (este curso he tenido mucha) supongo que profundizaré sobre esos temas.

La conclusión de todo esto es reforzar la opinión que siempre he tenido de la economía, es una chapuza que en muchos aspectos roza en la pseudociencia. Y, además es terriblemente rígida y sometida a intereses alejados de la ciencia. Resulta curioso que un matemático tan prestigioso como Mandelbroit haya tenido tantas dificultades para que sus ideas influyan el academicismo imperante. Y no es sólo cosa de ahora o del modelo capitalista. Me resulta curioso ver como en la Rusia de Stalin un economista obtuvo unos resultados matemáticos (sin gran validez, todo sea dicho) que daban como resultado ciclos económicos, independientes de la planificación estatal. Como eso iba en contra de la filosofía del régimen le recompensaron con un destierro a Siberia. Ciertamente en la Rusia de Stalin eso era algo habitual para científicos de diversas áreas, así que no es algo muy extraordinario. Pero sirva de ejemplo de la mayor importancia que se da a la ideología sobre los hechos.

Si alguien quiere tener una idea de lo pobre que es la economía, en comparación con otras áreas del conocimiento, creo que debería leer, por ejemmplo algún libro de historia de la econometría. Para alguien con una mentalidad científica resulta escandaloso que hasta principios del siglo XX casi no empezaron a hacerse modelos matemáticos de la economía. De hecho, no es hasta los 40, más o menos, que empieza a haber un mínimo de sofisticación matemática de los mismos. De esa época es la investigación operativa/programación lineal, que permite calcular valores óptimos, de gran utilidad para la economía estadounidense (y también para sus ejércitos), los primeros modelos macroeconómicos o las primeras técnicas econométricas medio sofisticadas (en realidad bastante sofisticadas, hay que reconocer que la estadística ha crecido impulsada por impulso de los economistas, siendo muchos de ellos a su vez expertos enestadistica). Mas sorprendente es que incluso en los 50 haya grandes economistas que defiendan una economía sin matemáticas. Y hoy día es común ver muchos licenciado en economía que defiendan que no es necesaria la matemática, y que, después de todo, esta no sirve de nada.

Con todos estos antecedentes no es sorprendente que estemos en una crisis extraña y, según dicen, profunda, como la actual. Estoy leyendo, entre otras muchas cosas, el libro “la crisis de la macroeconomía” de Norberto E Garcia, que defiende un enfoque Keynesiano. Ciertamente me falta mucho que aprender (lo que no sé es si quiero aprenderlo xD), pero creo que poco a poco voy concretando mis propias ideas de como debería ser un sistema económico ajustado a estos tiempos. Y voy a intentar explicar un poco las “lineas maestras del mismo”.

Lo primero que creo que debe hacerse es estratíficar la economía. Hoy día se habla de dos economías, la economía productiva (o economía real) y la economía financiera. Me parece correcto, y tampoco creo que sea cuestión de reinventar la rueda. Admito que son dos estratos a tener en cuenta. Pero a esos yo les añadiría dos mas. En la base de todo pondría un estrato de economía de recursos. En este estrato se prestaría atención al “pequeño detalle” de que el mundo y sus recursos no son infinitos, y que no tiene sentido hablar de “crecimiento infinito” y cosas así. De hecho uno de los puntos sería definir el crecimiento económico en este nivel (del que derivan los demás). En este nivel la ecología (la seria, no la de los ecologistas) sería clave. Un poquito de historia nos puede dar claves para entender que tipo de cosas trataría, y como las enfocaría. La transición del cazador-recolector al agricultor-ganadero es clave y base de modelo. El cazador-recolector recogía unos pocos frutos y unos pocos recursos animales (carne sobre todo) de su entorno y el resto se lo repartían todas las demás especies. En la misma superficie el agricultor-ganadero cultiva plantas de uso exclusivo para la sociedad humana. También introduce unos animales cuyos recursos van a parar también a la sociedad humana. Es decir, sustituye un ecosistema que sustenta a una gran diversidad de especies a otro que sustenta en última instancia a humanos. Posiblemente el nivel total de producción de biomasa de los ecosistemas naturales sea mayor que el de los ecosistemas humanos, pero el porcentaje de los mismos que va a parar a los humanos es mucho mayor. En ese sentido el crecimiento es el desvío de recursos naturales del uso compartido al uso centrado en humanos. Por supuesto la segunda forma de crecimiento es aumentar el área de ocupación de los ecosistemas humanos. En general este es el tipo de definición de crecimiento económico que gusta a los ecologistas. Y, a mi, en general, me parece un buen punto de partida para definir el crecimiento en esa capa (o estrato).

Otro ejemplo histórico, mucho mas reciente, es muy interesante para ver la relación entre el estrato de recursos y el estrato de economía productiva. En los modelos macroeconómicos se proponen teorías matemáticas para explicar el crecimiento. Se analizan cosas como la función de producción (por ejemplo la de Cobb-Douglas) que relacionan el producto con una serie de factores, llamados insumos, como serían tecnología, capital y trabajo, que quedarian relacionados mediante la fórmula: . Los modelos de crecimiento en si mismos siguen pautas similares. Uno arquetítpico es el modelo de Robert Solow . Ahí el crecimiento se entiende como el crecimiento del PIB de un país (en ese modelo concreto se desprecian importaciones o exportaciones). Ese PIB (básicamente la producción de productos elaborados) está relacionado con la renta nacional y, por tanto, con la renta per cápita. Claramente no dice nada explícito del bienestar del promedio del individuo, ya que no habla de la dsitribución de la riqueza. Tampoco se para a analizar de dónde salen los elementos que aparecen en el PIB. Estos saldrían del estrato de la economía de recursos, pero en estos modelos se asume que hay una infinidad de recursos disponibles para ser elaborados. Esta suposición era una suposición razonable en la época en que se creó el modelo. Y, en especial en un país como USA en que se paso de los cazadores-recolectores (indoamericanos) a los agricultores cuando nació el país (hace unos pocos siglos) y la transición a la época industrial se terminó de fraguar casi, casi en la 2ª guerra mundial. Es decir, era un país en la que la expansión de los ecosistema humanos estaba a mitad de camino cuando se crearon los modelos. En Europa o Asia ya las cosas cambian mucho. En todo caso ni siquiera en los USA están libres de la dependencia en la capa de recursos. En la década de los 70 hubo una crisis económica cuando se produjo el peak de la producción de petroleo en USA. Los modelos al estilo Solow, que más o menos, funcionaban, no pudieron predecir esa crisis y fueron abandonados. Obviamente es absurdo culpar a esos modelos por no predecir algo que no aparece reflejado en ninguna de sus variables. El petróleo, y el resto de recursos, simplemente son invisibles en esos modelos. LA justificación última de los economistas a esas omisiones es asumir que el ingenio humano siempre va a ser capaz de extraer más y más de una misma zona (en ese sentido estaría representado por la inversión en tecnología y el avance de esta). Sin duda eso es irracional. La naturaleza ha tenido eones para ensayar tácticas de mejorar la producción. Y, pese a esa larguísima práctica es incapaz de extraer biomasa de dónde no hay recursos. En el ártico se produce menos biomasa que las selvas tropicales porque no hay sol. En los desiertos casi no se produce biomasa porque no hay agua. En definitiva, está bien que haya modelos de crecimiento que se ocupen sólo de la capa productiva. Pero debe hacerse un mayor esfuerzo en apoyar estos en la capa de recursos.

La siguiente capa es la de la economía financiera. Esta capa se ocupa de la financiación de los agentes de la economía productiva (las empresas y estados). Actualmente es el mayor cáncer de la economía ya que ha perdido su carácter original para convertirse en una economía especulativa que mediante maniobras de “mangonería financiera” está fomentando una redistribución de la riqueza muy poco equitativa. Vale que haya modelos como el de Pareto que muestren que “siempre” (es decir, al menos desde finales del siglo XIX) ha habido una polarización de la riqueza en la que el 20% de la población posee el 80% del capital. La teoría de redes puede más o menos probar que algo así surge de forma espontánea ya que si se tiene un modelo dinámico de redes en este los nodos mas conectados tienden a conectarse aún más. En la economía estas conexiones se van a traducir en riqueza y en “los ricos se van a hacer mas ricos”. En realidad no es terriblemente malo que haya gente muy rica y otra menos rica. Es gente rica puede invertir y crear empresas y etc. El problema es que ahora vamos hacia un desequilibrio aún mayor. La legislación debería velar porque esto no se produjera. Pero al estar muy concentrada la riqueza parece estar teniendo poder para influir en los legisladores. Y con la economía especulativa los ricos no buscan invertir en la capa productiva para obtener mas dinero sino que directamente sacan dinero endeudando al resto.

Ya he explicado tres capas. Ahora quiero introducir otra, que cada vez es más importante en la economía actual. Hace referencia a lo que en la jerga económica se denominan “bienes no rivales”. Un bien no rival es aquel que puede ser reproducido de manera indefnida a coste despreciable. Un ejemplo de ello son las ideas. Una plasmación mas fácil de entender de bien no rival es un mp3. Si yo copio en mi disco duro un mp3 eso no significa la destrucción del mp3 del disco duro de la persona que me lo pasó. Un bien rival, obviamente, es aquel que se destruye en su consumo. Si yo me como un pastel de un vecino ese vecino se queda sin él.

En cierto modo esa capa siempre ha existido, y ha sido importante. Casi todos los contenidos culturales en
última instancia son bienes no rivales. Si yo creo una nueva técnica de pintura, o de cerámica, o de composición musical, o una nueva tecnología, y otra persona la aprende eso no significa que yo la pierda. Claro, sí, si robo un cuadro de Picasso este pasa a ser mío y deja de ser de otros. Pero la técnica pictórica en si misma puede reproducirse indefnidiamente.

El problema con la capa de bienes no rivales es que la informática ha hecho crecer de modo exponencial. Peor aún, ha provocado una migración de bienes rivales, base de muchos sectores de la economía productiva, a bienes no rivales. Es un gran problema para los autores, como ha hecho notar la SGAE, pero también es un problema para el resto de la sociedad Con más y más bienes migrando de la economía productiva a la economía de bienes no rivales la producción de esta economía esta inevitablemente destinada a contraerse. Si una persona típica antes compraba discos, libros, comics, videos, iba al cine, etc, y ahora lo tiene gratis en casa no hay motivo para que los compre. De hecho esto es un problema relativo. El PIB que mida la economía productiva verá que este mengua. Pero eso es bastante engañoso. En realidad hoy día se produce muchísima más música que nunca. Y también se consume. El problema es que esa música la produce gente en su casa, con un ordenador, la distribuye por Internet y la consumen en su casa muchas otras personas. Y todo ese proceso es invisible para los baremos de medida de la economía productiva. Como quiera que esas actividades requieren tiempo de atención humana todo ese periodo de producción y consumo de bienes no rivales se traduce en una disminución de producción y consumo de bienes rivales, y, por consiguiente, en caída del PIB visible. Por ejemplo, esta entrada. Me ha costado algo mas de media hora escribirla. Y según las estadísticas del blog podría llegar a tener varios cientos de lectores en una semana. Pues todo ese tiempo de producción y consumo no cuenta en las medidas de la economía productiva al uso. Es necesario que se articule un PIB que incluya también la producción y consumo de esos bienes no rivales. Posiblemente usando ese PIB se observe que la aparente recesión de la última época en realidad es un crecimiento mayor que el de ninguna época anterior. Y, por supuesto, una vez sepan medir ese crecimiento de la capa de bienes no rivales debe articularse un medio de retribuir ese crecimiento dentro de la capa de economía productiva (para que los músicos-autores en general- no se mueran de hambre y tal xD).

Bien, eso es la parte de estratificación. Como me he alargado mucho dejo para otra ocasión las propuestas de como establecer una economía no centralizada y como esas propuestas deberían corregir los actuales problemas en las dos capas mas visibles para la economía ortodoxa (la productiva y la financiera).

Anuncios

Etiquetas: ,

3 comentarios to “Economía descentralizada estratificada I: estratificación del proceso económico”

  1. angelalonso Says:

    Ok, ya lo dicho me parece bien clasificado. Espero impaciente el modelo a proponer, jeje.

  2. Tom Wood Says:

    El problema es que la economía se globalizo, pero las leyes económicas no. Solo se pueden modificar localmente, entonces muchos países como China, India,… hacen trampa. Al crecer su economía pero no crecer el salario de sus trabajadores en la misma proporción, concentrando una riqueza, a base de una igualdad social minima, que es una explotación implícita…. Con ese dinero producto de un robo táctico; crea enormes reservas, sale a dar créditos o a comprar las materias primas primaria y se las suministra a las industrias occidentales, que haciendo uso de su derecho globalizador y para ser competitivas, se desplazan, en busca de mano de obra barata, que implícitamente esta secuestra en un ciclo productivo local…. Esto crea un círculo vicioso que por necesidad arrastra a las demás compañías, llegando un punto que ningún estado por separado puede parar esto o sus exportaciones se encarecen insosteniblemente, yéndose a la quiebra industrial. Pero esos productos tienen que ser vendido en occidente para que se materialicen en ellos un buen valor agregado; al final se establece un desequilibrio entre empleo, consumo y retorno, desencadenado una crisis, que estos países revalorizan, prestándonos sus reservas. ¡Un pobre solo le puede prestar a un rico cuando obtiene dinero de forma ilegal!
    Un segundo factor es que el sector público no ha podido definir bien su metodología y ha adoptado métodos financieros del sector privado, pero con dinero ajeno, del pueblo, que es gastado o administrado “políticamente”. En esencia le están pidiendo dinero al futuro, a nuestros hijos, pero son estos los que deben pagar nuestras pensiones, pero como lo harán, si ya deben lo que no han producido…por primera vez las futuras generaciones estarán mucho peor que las anteriores; es decir, de nada servida el valor que agregan las nuevas aplicaciones científicas…
    El sector financiero y su materialización el industrial se van de un marco local creando una superestructura que no responde a la idea clásica de prosperidad para mi país y mi gentes…Occidente puede hacer miles de rescate(pedirle dinero al futuro…),pero si no encara el problema externo como un bloque político, exigiendo: “igualdad o proteccionismo”, al final simple llegara el hambre…En esencia si estos países no estuvieran haciendo trampa; corrompiendo el planteamiento productivo; la necesaria globalización seria beneficiosa para todos y occidente seria una maquina de general empleos.

  3. Carlos Romero: Economía de los recursos ambientales y naturales « Ciencia DiY Says:

    […] que hice de los estratos que, en mi opinión, debería tener una teoría económica (ver Economía descentralizada estratificada I: estratificación del proceso económico). El caso es que el libro del que hablo trata de la ecología de los recursos ambientales y no de […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: