Genius, una serie sobre Einstein

Hace muy poco national geographic ha emitido una serie sobre la figura de Einstein titulada genious.

Einstein de joven.

La serie está muy bien desde diversos puntos de vista y, la verdad, hacía falta porque, hasta dónde recuerdo, hacía ya mucho tiempo que no había una serie o película sobre la figura de Einstein. La última, y de hecho la única, que recuerdo la ví antes de empezar la carrera de físicas, así que no pude apreciar ni una pequeña fracción de los detalles que he podido apreciar en ésta y así he podido resolver algunas dudas que me habían ido surgiendo.

Una duda, que imagino mucha gente que haya estudiado físicas y conozca por encima la vida de Einstein tendrá, es todo el asunto de la oficina de patentes. Es bien sabido que el pobre Einstein no pudo obtener, por desavenencias con un destacado profesor de la universidad dónde estudió, una plaza para hacer un doctorado tras terminar sus estudios de grado, y que tuvo que trabajar en una oficina de patentes. De manera muy sorprendente mientras estaba en esa oficina logró publicar una serie de artículos revolucionarios, incluyendo el de la teoría especial de la relatividad.

Se ha intentando vender la idea, mitad “romántica” mitad “motivacional” de que sí alguien es realmente bueno va a poder conseguir el éxito independientemente de las adversidades, pero éso, sencillamente, no se corresponde con la realidad. Además, esa superchería neoliberal está orientada hacia los emperderores (emprendedores) que intentan crear una pequeña empresa desde el “garaje” y a partir de ahí hacerse poco a poco millonario, lo cuál es algo que ocasionalmente funciona (microsoft, apple, las empresas de Elon Musk) pero en la mayoría de los casos no. Y, en particular, es sencillamente inviable en investigación porque, porque ¡no puedes montar una starup de investigación fundamental!.

Entonces ¿cómo es que Einstein logró esos logros en esa circunstancia? Es más, para complicar aún mas el asunto resulta que en ese momento acababa de tener un hijo, que ya se sabe que quitan un montón de tiempo. Éso podría llevar a pensar que, en realidad, buena parte de esas teorías las podría haber hecho la esposa de Einstein, física cómo él, y, dada la época, seguramente bastante inteligente porque difícilmente habría logrado apoyo de su familia y el éxito en los estudios sólo por que tuviera vocación. El caso es que el hijo era de ambos, y Einstein tenía que trabajar así que tampoco iba a tener mucho tiempo ¿no?

Bien, todo está mas o menos relacionado. Para empezar en la serie muestran, y es muy creíble, que Einstein no buscó un empleo regular nada más acabar los estudios. Tenía dinero de su familia y podía hacer trabajos ocasionales dando clases (de ese modo conoció a la gente del club Olimpia, que tendrían una cierta influencia en su vida intelectual de ese momento). Su idea era seguir así hasta encontrar una plaza en alguna universidad, pero tuvo el problema de que Mileva se quedó embarazada y se vió obligado a buscar un trabajo a jornada completa. En la serie reflejan muy bien la repulsa y desesperación que esa decisión suponía para él, cómo lo sería para cualquier físico auténtico que se viera en similar circunstancia. El caso es que aunque el primer hijo de Mileva falleció tuvieron un segundo (la gente no aprecia realmente lo que han cambiado la sociedad las medidas profilácticas, y lo que aún la va a seguir cambiando). Afortunadamente para ellos la familia de Mileva siempre había apoyado el deseo de su hija de ser científica y la madre se desplazó al domicilio de la familia para ocuparse del bebé y así dejar tiempo a que Mileva pudiera dedicarse a investigar, aunque no estuviera en una plaza universitaria, que también era su deseo, no sólo Einstein tuvo que sufrir por no poder investigar. Por cierto, hay estudios que demuestran que las hembras de mucho mamíferos ven aumentada su capacidad intelectual, en algunos campos, al tener hijos, y todo apunta a que podría pasar algo similar en las hembras humanas,lo cuál le habría venido bien a Mileva.

Mileva Maric, con Einstien al fondo.

Entonces parece que todo apuntaría a que Mileva podría ser la verdadera creadora de la relatividad especial y el resto de trabajos de 1905, el año mirábilils. Pero, por otro lado, hay mucha evidencia documentada de que Einstein había meditado durante bastante tiempo sobre las ideas que surgieron ese año, así que, en todo caso, Mileva no podría nunca tener todo el mérito. Pero, sí Esintein no podía investigar por falta de tiempo ¿entonces qué?. Ahí es dónde la serie da respuestas. Para empezar Einstein obtuvo ese puesto vía recomendaciones y tenía una ligera manga ancha (pero no demasiado) para intentar hacer algo en la oficina sin que le despidieran, aunque, la verdad, muy poco. Tenía que dedicar las noches y fines de semana, y, aún así, no le bastaba. Tras haber, pese a todo, logrado publicar un primer artículo, pidió ayuda a quien le había conseguido el puesto y logró que un compañero y amigo de la carrera entrara a trabajar en la oficina (algo que le venía bien ya que también se había casado) y le ayudase con su trabajo en la oficina de patentes, dándole así mas tiempo a trabajar en sus ideas dentro de la propia oficina. Aparte, siendo bueno en matemáticas, ése amigo también le ayudaba con los cálculos.

Pese a todo en la serie muestran cómo Einstein pide ayuda a Mileva a que le ayude a demostrar los detalles matemáticos de algunas de las ideas, cuando ya tenía del todo clara la solución a nivel conceptual. Mas adelante muestran cómo Mileva le reprocha que Einstein mencionara en un artículo la ayuda de su amigo, pero no dijera nada de ella. Albert aducía que se daba por sobreentendio que tenían un proyecto común y que, por supuesto, valoraba mucho su contribución, pero, la verdad, tal cuál se muestra queda fatal. Para contrastar en la serie muestran el caso del matrimonio Curie, dónde Pierre rechaza el premio nobel sino incluyen en el mismo a su esposa. Aparte de por el contraste la presencia de los Curie es relevante científicamente, pués la prueba del famoso E=mc^2 fue ilustrada por primera vez por el decaimiento radiactivo que descubrieron los Curie, y por la posterior relación de Marie Curie con la familia Einstein.

En cualquier caso eran cálculos bastante sencillos casi todos los que estaban involucrados en las teorías de esa época y una investigación mas exigente, cómo la de la relatividad general, hubiera sido absolutamente inviable en semejantes condiciones.

Otro aspecto que tratan muy bien es el tema de la ciencia Alemana en ese momento. Ahí juega un papel importante Lienard (creo que es el del potencial de lienard en electromagnetismo, pero no estoy seguro) que terminaría siendo un científico al servicio del nazismo y que defendía una ciencia muy limitada de miras, totalmente opuesta a la de Einstein. Einstein nunca se sintió Alemán y, de hecho, estudió la carrera en Suiza, mucho mas liberal (en sentido social e intelectual) que Alemania. En la serie muestran cómo muchos de los grandes científicos huyeron de Alemania en los albores del gobierno de Hitler, bien porque eran judios y les echaban de sus plazas, bien porque no simpatizaban con el gobierno nazi. Para ampliar lo que se ve en la serie hice una búsqueda y encontré el siguiente artículo Historias de matemáticas: Nazis y matemáticas. Crónica de una barbarie

Lienard, y otros científicos nazis, no sólo tenían una visión de la ciencia limitada sino que decían que esa visión era la “ciencia alemana” y que se oponía, en particular a la ciencia judia. Por absurdo que parezca esa gente revindicaba una “pureza” de la ciencia alemana, que, tal cómo la plantean, viene a decir que los alemanes puros de raza aria son gente cuadriculada “sin imaginación, sólo una intuición elemental”, y sin ninguna capacidad intelectual de abstracción digna de mención, lo cuál es muy grave en ramas cómo la física y las matemáticas. También, curiosamente, protestan contra el rigor, con lo cual , básicamente, lo que piden es eliminar cualquier aspecto de la matemática que la haga difícil y útil. Además, sólo están interesados en ciencia con aplicación inmediata, lo cuál, por supuesto, es firmar la sentencia de muerte para la ciencia fundamental,y, al poco tiempo, de la propia ciencia aplicada.

Pese a que en la época del ascenso de Hitler al poder absolutamente ningún físico de primera línea, dentro o fuera de Alemania. tenía la menor duda sobre la valía del trabajo de Einstein, los segundones aprovecharon para conseguir un reconocimiento que no se correspondía en absoluto con sus nulos méritos, y de hecho nadie les recuerda o estudia ahora.

El caso es que, sí uno va a plantearse quien es quien en matemática alemana tenemos a Carl Friederich Gauss y a Riemman cómo los nombres mas destacados, y, aunque no le he podido corroborar en una rápida búsqueda, me parece que son judios, pero había muchos más.

Dije antes que se habían ido la mayoría de grandes científicos, y el artículo que enlace da muchos detalles que lo ilustran. En particular es esclarecedor la lista de matemáticos que tuvieron que salir por piernas del régimen nazi, bien, cómo decía antes, porque les echaban de la universidad por una ley, bien porque fueron lo bastante listos para entender que si se quedaban los iban a terminar matando. Sí uno mira la lista, y sabe del tema, reconocerá un montón de nombres muy famosos a nivel mundial, encabezados por gente como Jonh Von Neuman, Kurt Goedel, Herman Weyl, Emmy Nöether, Felix Hausdorf, Rudolf Carnap, Robert Openheimer, Paul Hertz, Richard Courant, etc (un etcétera en el que dejo fuera a gente muy de primera fila, tanto cómo los anteriores) algunos famosos también por sus contribuciones a la física. Al final del artículo vienen algunas notas sobre los logros y obras de varios de ellos.

Por supuesto en la física pasó lo mismo y, aparte de Einstein, huyó de allí casi toda la élite de la física Germana (osea, con la excepción de Heissenberg todos) mucha de ella judia, o con ascendencia judia, o simplemente disconforme con el régimen nazi.

Es decir, que antes de empezar la guerra los nazis habían expulsado a toda su élite científica. En fin, recomiendo leer el artículo, porque el nivel de majaderías de los matemáticos nazis está casi a la altura de los postmodernistas franceses. Digo casi porqué, admitámoslo, ésos eran aún mas estúpidos, pero bueno, al menos eran filósofos y no científicos y la vergüenza no recae sobre la ciencia 😛

En la parte del rigor científico y la claridad de la explicación pedagógica de las ideas la serie hace un trabajo excelente. Según tengo entendido el encargado de la parte científica es el físico de cuerdas Clifford Jonsohn, famoso en el campo por haber publicado el libro de texto D-branes, cuya lectura recomiendo, por cierto, aunque en algunos pasajes se complica, en mi opinión, demasiado.

He seleccionado esos dos tópicos, pero hay muchos más, y he comentado sobre ellos la parte que mas me ha interesado, y no necesariamente con el enfoque que hacen en la serie. Recomiendo sin falta verla, son 10 episodios, tanto por la importancia de la figura de Einstein, cómo por la descripción del ambiente académico y social de la época. Señalo ya que, aparte de Einstein, aparecen por la serie muchos de los grandes físicos y matemáticos relevantes a la historia de un modo u otro.

Motivado por la serie me leí un libro sobre las teorías de unificación de Einstein al cuál dedicaré en el futuro (espero que cercano) una entrada propia.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: