Posts Tagged ‘economía’

Carlos Romero: Economía de los recursos ambientales y naturales

octubre 10, 2011

Cómo la economía está de moda, y el mundo científico y académico es uno de los que más esta sufriendo el embite del liberalismo económico (investigadores precarios, plan de bolonía y otros dislates), estoy aprovechando para estudiar temas de economía que más o menos tienen un cierto interés, pero que en circunstancias normales tal vez nunca hubiese estudiado.

En concreto aquí voy a hablar sobre el libro al que hace referencia el título, aunque situándolo en su contexto correcto, el de la economía ecológica.. Esta economía ecológica estaría en la capa 1 de la clasificación que hice de los estratos que, en mi opinión, debería tener una teoría económica (ver Economía descentralizada estratificada I: estratificación del proceso económico). El caso es que el libro del que hablo trata de la ecología de los recursos ambientales y no de economía ecológica. Uno pensaría que deben ser la misma cosa, o al menos algo parecido, pero no es así. Sin embargo si uno mira el listado de capítulos donde hay temas como : recursos no renovables, recursos renovables (el caso de las pesquerías) o el turno forestal óptimo podría pensarse que está ante un libro que hace un análisis macroeconómico dónde se consideran los efectos de la existencia de una cantidad finita de recursos, que es el objetivo de la economía ecológica. Pero no, estamos ante un libro que usando técnicas muy cercanas a la microeconomía hace básicamente os cosas. Una, en los primeros capítulos es, tras un breve estudio al tratamiento de residuos usando el concepto de externalidades (y los enfoques de pigou y coase), hacer un análisis de la valoración económica de los recursos ambientales para los cuales no es sencillo dar un valor monetario. La otra es usar esas misms técnicas microeconómicas, adecuadamente adaptadas, para encontrar los óptimos de explotación. Digamos que un título mas adecuado para el libro podría ser: “Manual de explotación óptima de los recursos ambientales”.

El libro está escrito dentro de los cánones de la teoría económica actualmente considerada ortodoxa. De hecho está pensado como libro de texto para asignaturas de economía ambiental en facultades de economía. . Aquí e importante señalar que el libro es de 1997. En el momento de ser escrito señalaba que la economía ambiental jugaba un papel secundario en las facultades de economía y que no todas lo tenían en su programa; y cuando lo tenían era como asignatura opcional. Una ojeada al programa actual (en realidad programas ya que ahora conviven el programa en extinción de licenciatura y el actual de grado del asqueroso plan de bolonia ese) de la facultad económica en la U.A.M. muestran que sigue sin estar presente, ni siquiera como optativa. Por supuesto si no hay lugar para una asignatura de economía ambiental, escrita en el lenguaje matemático e ideológico canónico de la economía actual mucho menos para la economía ecológica.

Cómo puede deducirse de lo anterior este libro no es lo que buscaba (aunque el temario indicara lo contrario). Pero, pese a ello, tiene algunos aspectos interesantes (sino no escribiría un post al respecto). Curiosamente la parte que me ha parecido más interesante es la primera, la de valoración de recursos ambientales. Y no tanto por si misma, que también, sino porque algunas de las ideas pueden ser utilizadas en otro contexto, la capa 4 en mi estratificación de la economía.En particular es interesante porque ahí se analiza como darle un valor económico a temas que no tienen una valoración monetaria obvia. Y eso es justo lo que sucede en la actualidad con los bienes no rivales en que se han convertido los productos de los “autores”. A raíz de la entrada anterior, y en particular sobre ese tema, un economista al que tengo agregado al facebook, we vincenzo, me comentó que había un cierto movimiento en la economía ortodoxa para intentar modificar la teoría del valor con idea de extenderla a los bienes no rivales y los derechos de autor.

Ahí analiza deiversas estrategias de valoración. Una, el excedente del consumidor (una variación un tanto sutil del concepto de demanda), la valoración compensatoria y variación equivalente, la variación contingente, el método de las variables hedónicas y el método del coste del viaje.

Quizás el mas sencillo de entender es teste último. La idea es simplona. Para saber la valoración económica de un recurso ambiental (un lago, un bosque, etc) uno se fija en el dinero que la gente se gasta en desplazarse a ese bosque. Siendo economistas ortodoxos ahí consideran cosas cómo el coste de oportunidad es decir, el dinero que dejas de ganar en el tiempo que te lleva ir y venir al parque. Sí, esa gente asume que si no te vas de ocio usarías ese tiempo en ganar dinero. Y si lo usaras en otro tipo de ocio, pues lo mismo, el ocio, sea como sea, tiene el coste de oportunidad del tiempo equivalente que ganarías trabajando. Esa gente parece pensar que la gente lo único que quiere es ganar dinero. Realmente el análisis psicológico que está detrás de la modelización económica neoclásica es irrisorio. He visto que en la UAM hay una asignatura de psicoeconomía. No he tenido tiempo de ojear el temario (y ahora mismo la web de la UAM está caída), pero tengo curiosidad de ver que tipo de temas pueden considerar ahí. Por ejemplo hay un aspecto muy chocante: en los libros de psicología sobre psicópatas (no asesinos, también llamados sociópatas) se explica que esta gente tiene querencia a estar en empresas, política y la bolsa. El carácter de los psicópatas es justo el contrario del “homus económicus” de la economía neoclásica; de hecho ni siquiera los “animal spirits” keynesianos describen correctamente a los psicópatas. Sería interesante que alguien hiciese un análisis de los modelos neoclásicos sustituyendo los modelos con “homus económicus” con “psicpatae spirits”, a ver que sale.

Pero volvamos a la valoración de los recursos mediante el método del coste de viaje. Usando datos reales, obtenidos en entrevistas, sobre tiempos/distancias al parque, el precio del transporte, el dinero gastado en el parque y demás se puede establecer una curva de demanda para el recurso natural. Se podría hacer algo similar con los artistas (en particular músicos) y sus conciertos. En función del dinero que la gente gasta en las entradas y el tiempo de espera en colas se podría hacer un estudio de la demanda de un cierto artista. A partir de ahí se podría hacer una tabla y destinar un porcentaje de los impuestos a pagar a los artistas como compensación del dinero que dejan de obtener al carecer de ingresos por ventas de sus temas musicales. Por supuesto la idea última de esto es la misma que la de un recurso ambiental. Uno, en principio, quiere que haya parques, lagos, etc, libres de contaminación, bien sea porque quiere visitarlos de tanto en tanto, bien sea porque quiere que existan “porque está bien” (la economía ecológica en realidad afirma que sin un cierto porcentaje de recursos naturales no explotados la economía humana se hunde, por mucho que haya un teorema de economía neoclásica que diga que con suficiente capital y mano de obra esos recursos pueden ser arbitrariamente pequeños. Considero que ese debe ser el teorema mas nefasto de la historia humana y si tengo ganas le daré un tratamiento aparte). Bien, los artistas (autores en general) serían algo análogo a los recursos ambientales. Son necesarios, entretienen, crean cosas útiles, y en el modelo actual en que su obra se convierte en “bienes no rivales” (aká archivos compartibles libremente por internet) tienden a no cobrar nada. Esas técnicas de valoración serían una medida dentro de la economía ortodoxa para asignarles dinero público.

Sé que actualmente hay algunos modelos de la teoría del valor basados en teoría de juegos. En el libro no los tratan, pero posiblemente den otra buena opción para asignar valor objetivo a los autores para así proceder a pagarles adecuadamente. Otra opción es usar páginas de descarga gratuitas dónde se contabilicen descargas. Esto es problemático, las descargas no deberían estar repetidas desde una misma IP, para evitar que el propio autor se descarga miles de veces el propio archivo, aunque, por supuesto, siempre haría trampas. Por eso métodos complementarios de valoración, como este del “coste de viaje” estarían bien.

Otra posibilidad, creo yo, tanto para los recursos ambientales como para los derechos de autor, sería salir a bolsa. Así si alguien quiere que se invierta en preservar un recurso ambiental cualquiera (el amazonas) o un autor concreto (por ejemplo, aquel músico que te gusta, pero que no es supermegapopular y sabes que no vive de sus discos y conciertos) podrías comprar acciones del mismo y así le darías al parque (o al autor) financiación. Es la misma idea que con las empresas, pero aplicada a bienes “no productivos”. Lo entrecomillo porque, realmente, para mi es mas interesante que el amazonas no se deforeste o que según que autores sigan produciendo a buen ritmo (sin tener que tener un trabajo “convencional” aparte) que el que una empresa de “ponga aquí lo que quiera” crezca. Por supuesto la economía financiera se ha convertido en economía especulativa y esa opción de “sacar a bolsa” parques o artistas tiene mucho peligro en el contexto actual. Ahora bien, si se regula adecuadamente este sector financiero si podría llegar a ser una buena alternativa a estudiar (o no, aquí ya que opinen los expertos en economía ortodoxa, que ese sería su terreno).

Y antes de que los aficionados a la ciencia empiecen a rehuir de este blog anuncio que tengo intención de escribir un post sobre los famosos neutrinos de ópera que espero cubra aspectos aún no tratados en otros blogs. Eso sí, no me comprometo a ninguna fecha conrcreta :insértese icono de disimulo aquí:.

Anuncios

Economía descentralizada estratificada I: estratificación del proceso económico

septiembre 15, 2011

Aparte de física y matemáticas siempre he tenido interés por aprender de manera sofisticada diversas áreas del conocimiento. Me gusta la biología, la ecología matemática, las artes marciales, la música, la literatura (de CF sobre todo), la historia, el deporte y vaya usted a saber que más.

Esto significa que he leído libros académicos, artículos de investigación y revistas especializadas/blogs sobre muchos de esos temas. Por ejemplo he leído muco sobre ecología matemática (incluso publiqué un artículo en una colaboración encaminada hacia una tesis doctoral que al final se quedó en nada ante la imposibilidad de conseguir una beca). También he leído mucho sobre musicología (teoría de la armonía formas musicales, contrapunto, orquestación, composición). También tengo un buen nivel en varias artes marciales (incluso soy instructor en una de ellas).

Y, aunque no me gusta especialmente, tengo muy buen nivel en informática. Programo en la mayoría de lenguajes comerciales de diverso pelaje y propósitos, y, en general, conozco buena parte de la informática comercial más habitual.

Digo esto para ilustrar que he estado expuesto a conocimientos de muy diverso pelaje, y que creo que puedo evaluar con una cierta perspectiva sus diversos méritos. Basándome en eso debo decir que una de las ramas del conocimiento humano de un nivel mas lamentable que conozco en la actualidad es la economía. Mis contactos con ella han sido discontinuos y normalmente por circunstancias ajenas a mi voluntad. Una forma de contacto ha sido la enseñanza. He dado clases (particulares) a alumnos de diversas asignaturas de matemáticas propias de economistas. Esto incluye desde las muy habituales álgebra lineal y cálculo, a la también habitual estadística (estadística descriptiva y teoría del muestreo básicamente). Aparte he dado clases de asignaturas algo más esotéricas. Por ejemplo he enseñado topología (que por algún motivo está, o estuvo, en el programa académico de macroeconomía de la complutense), teoría de juegos y de la decisión (agrupada bajo un nombre que no recuerdo que se enseñan en una universidad que no recuerdo). También he estudiado en la carrera asignaturas con un claro “toque económico” como son investigación operativa o matemáticas financieras. También he estudiado sucesos estócásticos (cadenas de markov, ecuaciones estocásticas, etc) y, aunque no sé yo si se usa en economía, tengo una buena base en sistemas dinámicos/teoria del caos. Digamos que esa base matemática me deja en una posición en la que puedo leer sin dificultad la mayoría de textos de economía, y, además, sabiendo cuál es la matemática disponible puedo inducir que modelos pueden formarse a partir de ella.

Propiamente de economía, hasta hace poco, me había leído a leer cosas sueltas. Un libro general sobre teoría de la economía, algunos modelos de econofísica, el libro de fractales y finanzas de mandelbrot, los apuntes de una asignatura de economía en ciencias ambientales que cogí como asignatura de libre configuración y algún artículo suelto o tal o cuál capítulo de este o aquel libro.

Ahora, desde que tenemos encima el jaleo este de la crisis económica, y en especial desde el revuelo que se ha formado con el 15 M he profunidizado más en economía. Aparte de leer más en blogs y prensa he estado mirando libros de macroeconomía, microeconomía y econometría. De hecho, ahora que quedo mas libre de carga académica (este curso he tenido mucha) supongo que profundizaré sobre esos temas.

La conclusión de todo esto es reforzar la opinión que siempre he tenido de la economía, es una chapuza que en muchos aspectos roza en la pseudociencia. Y, además es terriblemente rígida y sometida a intereses alejados de la ciencia. Resulta curioso que un matemático tan prestigioso como Mandelbroit haya tenido tantas dificultades para que sus ideas influyan el academicismo imperante. Y no es sólo cosa de ahora o del modelo capitalista. Me resulta curioso ver como en la Rusia de Stalin un economista obtuvo unos resultados matemáticos (sin gran validez, todo sea dicho) que daban como resultado ciclos económicos, independientes de la planificación estatal. Como eso iba en contra de la filosofía del régimen le recompensaron con un destierro a Siberia. Ciertamente en la Rusia de Stalin eso era algo habitual para científicos de diversas áreas, así que no es algo muy extraordinario. Pero sirva de ejemplo de la mayor importancia que se da a la ideología sobre los hechos.

Si alguien quiere tener una idea de lo pobre que es la economía, en comparación con otras áreas del conocimiento, creo que debería leer, por ejemmplo algún libro de historia de la econometría. Para alguien con una mentalidad científica resulta escandaloso que hasta principios del siglo XX casi no empezaron a hacerse modelos matemáticos de la economía. De hecho, no es hasta los 40, más o menos, que empieza a haber un mínimo de sofisticación matemática de los mismos. De esa época es la investigación operativa/programación lineal, que permite calcular valores óptimos, de gran utilidad para la economía estadounidense (y también para sus ejércitos), los primeros modelos macroeconómicos o las primeras técnicas econométricas medio sofisticadas (en realidad bastante sofisticadas, hay que reconocer que la estadística ha crecido impulsada por impulso de los economistas, siendo muchos de ellos a su vez expertos enestadistica). Mas sorprendente es que incluso en los 50 haya grandes economistas que defiendan una economía sin matemáticas. Y hoy día es común ver muchos licenciado en economía que defiendan que no es necesaria la matemática, y que, después de todo, esta no sirve de nada.

Con todos estos antecedentes no es sorprendente que estemos en una crisis extraña y, según dicen, profunda, como la actual. Estoy leyendo, entre otras muchas cosas, el libro “la crisis de la macroeconomía” de Norberto E Garcia, que defiende un enfoque Keynesiano. Ciertamente me falta mucho que aprender (lo que no sé es si quiero aprenderlo xD), pero creo que poco a poco voy concretando mis propias ideas de como debería ser un sistema económico ajustado a estos tiempos. Y voy a intentar explicar un poco las “lineas maestras del mismo”.

Lo primero que creo que debe hacerse es estratíficar la economía. Hoy día se habla de dos economías, la economía productiva (o economía real) y la economía financiera. Me parece correcto, y tampoco creo que sea cuestión de reinventar la rueda. Admito que son dos estratos a tener en cuenta. Pero a esos yo les añadiría dos mas. En la base de todo pondría un estrato de economía de recursos. En este estrato se prestaría atención al “pequeño detalle” de que el mundo y sus recursos no son infinitos, y que no tiene sentido hablar de “crecimiento infinito” y cosas así. De hecho uno de los puntos sería definir el crecimiento económico en este nivel (del que derivan los demás). En este nivel la ecología (la seria, no la de los ecologistas) sería clave. Un poquito de historia nos puede dar claves para entender que tipo de cosas trataría, y como las enfocaría. La transición del cazador-recolector al agricultor-ganadero es clave y base de modelo. El cazador-recolector recogía unos pocos frutos y unos pocos recursos animales (carne sobre todo) de su entorno y el resto se lo repartían todas las demás especies. En la misma superficie el agricultor-ganadero cultiva plantas de uso exclusivo para la sociedad humana. También introduce unos animales cuyos recursos van a parar también a la sociedad humana. Es decir, sustituye un ecosistema que sustenta a una gran diversidad de especies a otro que sustenta en última instancia a humanos. Posiblemente el nivel total de producción de biomasa de los ecosistemas naturales sea mayor que el de los ecosistemas humanos, pero el porcentaje de los mismos que va a parar a los humanos es mucho mayor. En ese sentido el crecimiento es el desvío de recursos naturales del uso compartido al uso centrado en humanos. Por supuesto la segunda forma de crecimiento es aumentar el área de ocupación de los ecosistemas humanos. En general este es el tipo de definición de crecimiento económico que gusta a los ecologistas. Y, a mi, en general, me parece un buen punto de partida para definir el crecimiento en esa capa (o estrato).

Otro ejemplo histórico, mucho mas reciente, es muy interesante para ver la relación entre el estrato de recursos y el estrato de economía productiva. En los modelos macroeconómicos se proponen teorías matemáticas para explicar el crecimiento. Se analizan cosas como la función de producción (por ejemplo la de Cobb-Douglas) que relacionan el producto con una serie de factores, llamados insumos, como serían tecnología, capital y trabajo, que quedarian relacionados mediante la fórmula: . Los modelos de crecimiento en si mismos siguen pautas similares. Uno arquetítpico es el modelo de Robert Solow . Ahí el crecimiento se entiende como el crecimiento del PIB de un país (en ese modelo concreto se desprecian importaciones o exportaciones). Ese PIB (básicamente la producción de productos elaborados) está relacionado con la renta nacional y, por tanto, con la renta per cápita. Claramente no dice nada explícito del bienestar del promedio del individuo, ya que no habla de la dsitribución de la riqueza. Tampoco se para a analizar de dónde salen los elementos que aparecen en el PIB. Estos saldrían del estrato de la economía de recursos, pero en estos modelos se asume que hay una infinidad de recursos disponibles para ser elaborados. Esta suposición era una suposición razonable en la época en que se creó el modelo. Y, en especial en un país como USA en que se paso de los cazadores-recolectores (indoamericanos) a los agricultores cuando nació el país (hace unos pocos siglos) y la transición a la época industrial se terminó de fraguar casi, casi en la 2ª guerra mundial. Es decir, era un país en la que la expansión de los ecosistema humanos estaba a mitad de camino cuando se crearon los modelos. En Europa o Asia ya las cosas cambian mucho. En todo caso ni siquiera en los USA están libres de la dependencia en la capa de recursos. En la década de los 70 hubo una crisis económica cuando se produjo el peak de la producción de petroleo en USA. Los modelos al estilo Solow, que más o menos, funcionaban, no pudieron predecir esa crisis y fueron abandonados. Obviamente es absurdo culpar a esos modelos por no predecir algo que no aparece reflejado en ninguna de sus variables. El petróleo, y el resto de recursos, simplemente son invisibles en esos modelos. LA justificación última de los economistas a esas omisiones es asumir que el ingenio humano siempre va a ser capaz de extraer más y más de una misma zona (en ese sentido estaría representado por la inversión en tecnología y el avance de esta). Sin duda eso es irracional. La naturaleza ha tenido eones para ensayar tácticas de mejorar la producción. Y, pese a esa larguísima práctica es incapaz de extraer biomasa de dónde no hay recursos. En el ártico se produce menos biomasa que las selvas tropicales porque no hay sol. En los desiertos casi no se produce biomasa porque no hay agua. En definitiva, está bien que haya modelos de crecimiento que se ocupen sólo de la capa productiva. Pero debe hacerse un mayor esfuerzo en apoyar estos en la capa de recursos.

La siguiente capa es la de la economía financiera. Esta capa se ocupa de la financiación de los agentes de la economía productiva (las empresas y estados). Actualmente es el mayor cáncer de la economía ya que ha perdido su carácter original para convertirse en una economía especulativa que mediante maniobras de “mangonería financiera” está fomentando una redistribución de la riqueza muy poco equitativa. Vale que haya modelos como el de Pareto que muestren que “siempre” (es decir, al menos desde finales del siglo XIX) ha habido una polarización de la riqueza en la que el 20% de la población posee el 80% del capital. La teoría de redes puede más o menos probar que algo así surge de forma espontánea ya que si se tiene un modelo dinámico de redes en este los nodos mas conectados tienden a conectarse aún más. En la economía estas conexiones se van a traducir en riqueza y en “los ricos se van a hacer mas ricos”. En realidad no es terriblemente malo que haya gente muy rica y otra menos rica. Es gente rica puede invertir y crear empresas y etc. El problema es que ahora vamos hacia un desequilibrio aún mayor. La legislación debería velar porque esto no se produjera. Pero al estar muy concentrada la riqueza parece estar teniendo poder para influir en los legisladores. Y con la economía especulativa los ricos no buscan invertir en la capa productiva para obtener mas dinero sino que directamente sacan dinero endeudando al resto.

Ya he explicado tres capas. Ahora quiero introducir otra, que cada vez es más importante en la economía actual. Hace referencia a lo que en la jerga económica se denominan “bienes no rivales”. Un bien no rival es aquel que puede ser reproducido de manera indefnida a coste despreciable. Un ejemplo de ello son las ideas. Una plasmación mas fácil de entender de bien no rival es un mp3. Si yo copio en mi disco duro un mp3 eso no significa la destrucción del mp3 del disco duro de la persona que me lo pasó. Un bien rival, obviamente, es aquel que se destruye en su consumo. Si yo me como un pastel de un vecino ese vecino se queda sin él.

En cierto modo esa capa siempre ha existido, y ha sido importante. Casi todos los contenidos culturales en
última instancia son bienes no rivales. Si yo creo una nueva técnica de pintura, o de cerámica, o de composición musical, o una nueva tecnología, y otra persona la aprende eso no significa que yo la pierda. Claro, sí, si robo un cuadro de Picasso este pasa a ser mío y deja de ser de otros. Pero la técnica pictórica en si misma puede reproducirse indefnidiamente.

El problema con la capa de bienes no rivales es que la informática ha hecho crecer de modo exponencial. Peor aún, ha provocado una migración de bienes rivales, base de muchos sectores de la economía productiva, a bienes no rivales. Es un gran problema para los autores, como ha hecho notar la SGAE, pero también es un problema para el resto de la sociedad Con más y más bienes migrando de la economía productiva a la economía de bienes no rivales la producción de esta economía esta inevitablemente destinada a contraerse. Si una persona típica antes compraba discos, libros, comics, videos, iba al cine, etc, y ahora lo tiene gratis en casa no hay motivo para que los compre. De hecho esto es un problema relativo. El PIB que mida la economía productiva verá que este mengua. Pero eso es bastante engañoso. En realidad hoy día se produce muchísima más música que nunca. Y también se consume. El problema es que esa música la produce gente en su casa, con un ordenador, la distribuye por Internet y la consumen en su casa muchas otras personas. Y todo ese proceso es invisible para los baremos de medida de la economía productiva. Como quiera que esas actividades requieren tiempo de atención humana todo ese periodo de producción y consumo de bienes no rivales se traduce en una disminución de producción y consumo de bienes rivales, y, por consiguiente, en caída del PIB visible. Por ejemplo, esta entrada. Me ha costado algo mas de media hora escribirla. Y según las estadísticas del blog podría llegar a tener varios cientos de lectores en una semana. Pues todo ese tiempo de producción y consumo no cuenta en las medidas de la economía productiva al uso. Es necesario que se articule un PIB que incluya también la producción y consumo de esos bienes no rivales. Posiblemente usando ese PIB se observe que la aparente recesión de la última época en realidad es un crecimiento mayor que el de ninguna época anterior. Y, por supuesto, una vez sepan medir ese crecimiento de la capa de bienes no rivales debe articularse un medio de retribuir ese crecimiento dentro de la capa de economía productiva (para que los músicos-autores en general- no se mueran de hambre y tal xD).

Bien, eso es la parte de estratificación. Como me he alargado mucho dejo para otra ocasión las propuestas de como establecer una economía no centralizada y como esas propuestas deberían corregir los actuales problemas en las dos capas mas visibles para la economía ortodoxa (la productiva y la financiera).

Los luditas, la desindutrialización y la sociedad post-industrial

julio 2, 2011

Cualquier economista ortodoxo que haya leído la entrada anterior seguramente haya pensado en que mi afirmación sobre un cambio a una sociedad post-industrial y la preocupación sobre la influencia en el trabajo no tiene sentido y se habrá sonreído recordando que ese tema quedó zanjado como algo conocido como “la paradoja de los luditas”. Bien, tengo muchos motivos, cada vez más, para pensar que la economía ortodoxa, especialmente tal como se promociona en los medios de comunicación “especializados” es una pseudociencia barata a la par que peligrosa. Voy a intentar explicar algo acerca de esto de los luditas, la influencia de la desindustrialización en el mercado de trabajo actual y las singularidades, que son muchas, de las impresoras 3 D, que, entre otras cosas, pueden llegar a ser casi, casi máquinas de von Neuman.

La historia del ludismo puede leerse en la wikipedia. Resumiendo, es un movimiento obrero surgido en la Inglaterra victoriana y abanderado por Ned Ludd (de ahí el nombre), que se oponían a la introducción de telares y demás maquinaria porque rebajaban las condiciones de vida de los obreros y generaban despidos. Actualmente hay un movimiento neoludita centrado en el peligro que suponen la informática y, en especial, la inteligencia artificial. Posiblemente los aficionados a la ciencia ficción, y en especial a la serie DUNE prefeeran hablar de movimiento butleriano (por aquello de la jihad butleriana y la adopción por la especie humana de la decisión de no construir máquinas mas inteligentes que el hombre en ese universo ).

Bien, el planteamiento es muy autoevidente, si para hacer el trabajo que antes requería 100 hombres con la automatización me bastan 10 entonces me sobran 90. Me quedaré con los 10 que más produzcan (es decir, que trabajen mas horas por menos dinero -quien quiera ver una definición mas técnica y con mas consideraciones de lo que se entiende por productividad que lea aquí -) y despediré al resto.

Sin embargo la economía ortodoxa arguye que este punto de vista es demasiado ingenuo y lo despachan con lo que mencioné antes, la paradoja (o la falacia) de los luditas: Luddite fallacy. Las argumentaciones varían un poco según a quien se escuche, pero básicamente son dos. Una de ellas es que se asume que el empresario va a seguir fabricando el mismo número de productos, lo cuál no es del todo razonable. Al fin y al cabo al empresario le interesa producir más. Es decir, que vamos a tener, digamos, que esos 100 hombres antes hacían 1000 productos. Ahora lo que va a pasar es que esos mismos hombres van a hacer 10.000 productos, pero que se seguirá necesitando esos mismos hombres. Por supuesto eso requiere que haya demanda para esos productos. En los mundos de yupi de la economía ortodoxa dónde hay crecimiento infinito, y toda la demanda que se cree será consumida (un consumido es un agente con deseo infinito de consumir) puede. En el mundo real obviamente eso no pasa. Digamos que en los inicios de la revolución industrial dónde Inglaterra era una potencia comercial que se expandía a través de sus compañías por todo el mundo la primera parte (crecimiento infinito) podría ser una buena aproximación, hoy no, aunque no entraré en detalles de lo que sería una definición sensata de crecimiento económico, que me aleja del tema central. El impulso al consumismo desmedido inherente a la filosofía neoliberal en economía intenta hacerse cargo de la segunda parte, obviamente sin demasiado éxito.

La siguiente línea de refutación contra el temor de los luditas es diferente, e imagino que viene al rescate de los fallos de la anterior. Consiste en afirmar que incluso si un sector concreto pierde trabajadores por culpa de la automatización esa pérdida quedará compensada por el surgimiento de otra industria, la que fabrique las máquinas y la encargada de su reparación que absorberán los trabajadores perdidos en un sector concreto. Por supuesto ahí ya surge un problema, que pasar de un sector a otro requiere un reciclaje laboral, y no necesariamente sencillo. Además en la mayoría de legislaciones laborales el cambio de trabajo significa una perdida de derechos laborales por antigüedad y demás. Pero dejemos de lado eso, vamos al centro del argumento, y hagámoslo con algo de mates, aunque sean muy simplonas, que para eso esto es un blog de ciencia ;).

Asumamos que cada máquina fabricada al ponerse a funcionar va a despedir d trabajadores por unidad de tiempo. Y asumamos que la empresa que fabrica las máquinas requiere m trabajadores por máquina fabricada en la unidad de tiempo. Si m<d obviamente tenemos que la empresa de fabricación no creará tantos puestos netos de trabajo como destruye la máquina fabricada. Añadamos la reparación. Si se estropea una fracción e (e siempre será menos que 1) de máquinas en la unidad de tiempo y por cada máquina estropeada hay r reparadores tendremos que el total de puestos creador por máquina sería m + e.r y el total de puestos destruidos seguirá siendo d. Obviamente si m + e.r<d tendremos destrucción neta de empleo. Por supuesto este modelo es muy sencillo y correspondería a una situación estacionaria a largo plazo. Por cierto, nótese que en el largo plazo el factor m de fabricantes de máquinas y el r de reparadores debería disminuir porque por leyes de escala se supone que al aumentar el número de máquinas fabricadas el número de fabricantes por máquina disminuirá. De hecho también debería disminuir e, el porcentaje de máquinas que fallan, pero todo el mundo habrá oído hablar a estas horas de la obsolescencia programada.Eso se traduce en que la empresa que compra máquinas deba comprar máquinas mas frecuentemente. Eso sí, esas máquinas serán mas eficientes el porcentaje de despidos que podrá hacer esa emplea será mayor. Total, que las matemáticas, asumiendo este modelo tan simple, dicen que no es siempre cierto que el sector de fabricación y el de reparación pueda compensar los despidos, dependerá de la eficiencia de la máquina. Además, tarde o temprano (mas bien temprano) en el proceso de fabricación de la máquina entrará a su vez la automatización con lo cuál la tendencia es obvia, disminución de empleo.

Pero esto anterior ha sido un modelo muy burdo, y ni siquiera he puesto datos de algún proceso concreto de algún tipo de máquina. Además, en principio no es malo que se automatice. Se supone que la sociedad una vez tenga provisión sobrada de una serie de bienes y quede población ociosa puede dedicar esa población a producir otro tipo de bienes así que debería darse salida a los desempleados. Esto podría ser cierto mientras haya recursos de materias primas y energía para producir una cantidad creciente de productos y la gente disponga de dinero y espacio de almacenamiento crecientes para hacerse con ellos. Obviamente eso choca una vez más con que el mundo es limitado.

Vamos ahora con los datos, puede uno probar a leer la evolución del desempleo en la economía reciente de la cuna del neoliberalismo, los USA en: crecimiento del desempleo (jobless growth). Como puede verse las expectativas de crecimiento de empleo son nulas, y el hecho de tocar los contratos de trabajo es tirando a irrelevante, los factores implicados son otros. Recomiendo también leer otras entradas relacionadas: Desindustrialización y los libros la luz está en el tunel, el fín del trabajo.

Por cierto, supongo que muchos habrán oído mencionar en tertulias de economía aquello de que “para crear trabajo hace falta crecer un 3%”. Bien, esa afirmación esta basada en la ley de okun. Uno pensaría que esa es una ley basada en principios sólidos y de probada validez en cualquier entorno. Obviamente, como casi todo en economía, no es así. Es una ley semiempírica. Eso viene a decir que está basada en una serie de observaciones de unos países muy concretos, en unas épocas y circunstancias muy concretas, y en una serie de supuestos que justifican un modelo matemático muy sencillo. Obviamente la validez de la ley en un país distinto (y en circunstancias distintas) a los observados es más que cuestionable. Pero es que, además, los factores que se meten en la ley para calcular el ritmo de crecimiento de empleo, de los que surge el famoso 3% son absolutamente empíricos. Afirmar que en un país dado el valor es el mismo que en otro imagino que sólo podría justificarse con algún tipo de razonamiento “cater paribus” (todos los demás factores iguales) y mucho me temo que eso es, una vez más, vivir en yupilandia. De todos modos si alguien quiere leer un análisis más profundo de la ley de okun puede probar con How Useful is Okun’s Law?.

Bien, he hablado mucho de la relación entre automatización y empleo, y he comentado que íbamos hacia una sociedad post-industrial. El concepto no es mío y hay una “definición formal” que podéis leer en wikipedia: Post-industrial-society . Básicamente todo viene a ser el paso de una sociedad que produce bienes a una sociedad que produce ideas. Eso es genial, especialmente si tenemos en cuenta que las primeras industrias que han sido atacadas por la informática han sido las que generan contenido intelectual (música, cine, editoriales). Hoy es casi utópico plantearse vivir de la música, el cine o escribir libros ya que lo que produzcas va a ser pirateado y estar disponible gratis.

Lo curioso es que ya se estaba hablando de la sociedad post-industrial antes de las impresoras 3D. Pero es que estas van a acelerar el proceso de una manera impresionante. Podríamos llegar a una sociedad casi totalmente post-industrial en una década. Ya comenté en la entrada previa muchas de las características de esas impresoras. Pero olvidé uno muy importante. Algunas son casi máquinas de von Neumann. Esto viene a significar que uno puede usar una impresora 3 D para imprimir otra impresora 3 D (al menos la mayor parte de ella). Con esto tenemos que ni siquiera los fabricantes de impresoras van a tener un negocio particularmente bollante (excepto por el hecho de sacar cada vez modelos más sofisticados). En la entrada anterior no recalqué todo lo que se puede “imprimir” con un chisme de esos, pero basta con usar la imaginación. ¿bolígrafos? (lo único que habría que hacer es comprar la tinta a parte), ¿lamparas? (la bombilla se compraría aparte) ¿persianas? ¿marcos de ventanas? ¿monturas de gafas? (o, tal vez si sacaran alguna que manejase vidrio incluso las gafas), ¿lentillas?. En principio casi cualquier objeto cotidiano es susceptible de ser reemplazado en parte o en su totalidad por algo que salga de una impresora 3D.

Y, ya para terminar, algo muy preocupante. Seguramente se podría usar una impresora 3D para imprimir armas de fuego. Los diseños no podrían ser iguales a las armas actuales porque los factores de resistencia de los materiales no serían los mismos, pero seguro que alguien inventa el modo. Dado que conseguir los elementos químicos para el propelente no debe ser muy complicado eso abriría la posibilidad de que casi cualquiera pudiese imprimirse en su casa un número ilimitado de armas de fuego, lo cuál es muy inquietante. Mas inquietante aún si tenemos en cuenta que podrá imprimir el modelo que le plazca, y que podrá haber casi un número ilimitado de modelos. Así mismo podrá destruir el arma una vez usada (al fin y al cabo podrá construir otra en el futuro, cuando le plazca). Imagino que eso será un serio problema para la gente de los CSI a la hora de identificar las “armas homicidas” implicadas en un crimen.

En definitiva, dejo una serie de argumentos que apuntan que de aquí a una década el mundo podría ser muy diferente al que conocemos. Pero como dijo un famoso físico (o matemático, tal vez fuese el propio Von Neumann, no estoy seguro) predecir es algo muy complicado, en especial si se trata de predecir el futuro. El tiempo dirá cuanto me equivoco ;-).

Impresoras 3D, la revolución del DIY y el fín de la industria tradicional

julio 2, 2011

Hace poco alguien envió una entrada de este blog a menáme. Leyendo los comentarios que pusieron allí vi que a alguien recalcaba lo peculiar de hablar de teoria de cuerdas, el tevatrón y el LHC en un blog con DIY (do it yourself) en el título.

Bien, aclaro que el DIY lo puse en el título un poco engañado. En un momento dado en un foro alguien mencionaba que en España, dado lo calamitoso de las políticas educativas, el único modo de tener una cierta garantía de poder dedicarse con continuidad a la ciencia era el hacérselo uno mismo (do it yourself). Es decir, diseñar tu modo de vida para poder tener bastante tiempo libre para poder dedicarte a investigar por tu cuenta, sin contar en ningún momento en que te puedan pagar por investigar ya que con la política veleta de las administraciones uno no puede depender de sus subvenciones que un día están y al otro no. Ese es el sentido del DIY de esta web.

Pero claro, como dije, me engañaron un poquito. Resulta que el DIY es un término que por lo visto se acuño en la música punk, allá a finales de los 70, como respuesta al rock sinfónico/progresivo en el que los músicos empezaban a tener todos una formación clásica (y una cierta solvencia como instrumentistas) y usaban los por entonces emergentes, y carísimos, sintetizadores. Frente a eso los punks reivindicaban una música sencilla, que no requiriese haber estudiado música (sic) y con instrumentos baratos (aceptamos barco). Mas adelante esa idea, con esa mismas siglas, del DIY se extendió a otros sectores sociales. Y, por supuesto, de siempre ha habido el típico “manitas” que le gusta hacerse el sólito todas las obras de casa y que también es un DIY.

Ciertamente en el apartado musical yo no creo demasiado en la filosofía punk. Aunque excepcionalmente alguien sin formación musical pero con un cierto talento pueda hacer temas sencillos de una cierta valía la música va mucho más allá de eso. la filosofía punk no permite formar músicos capaces de crear una sinfonía para una gran orquesta. Si no aprende de lo que han hecho otros antes de él la mayor parte del tiempo va a estar reinventando la rueda (o su equivalente musical, el canón de pachelbel xD) :

Y, desde luego, en ciencia si no tienes una formación de primera no vas a poder hacer gran cosa. Vamos, que nadie piense que estoy defendiendo que cualquiera que lea cuatro libros de divulgación deba ser considerado en pie de igualdad con un catedrático de física teórica, seamos serios.

Vale, aclarado ese punto vamos con lo de las impresoras 3D. Todavía no son muy conocidas fuera de ámbitos muy reducidos. Mi primer encuentro con ellas surgió en documentales sobre dinosaurios (los veo todos, soy dinoadicto incurable). En la investigación paleontológica esa impresoras son muy útiles. Mediante técnicas de RMN se puede obtener un modelo 3D informatizado de un fósil (incluyendo detalles sobre el interior del mismo). Luego ese modelo informatizado se “imprime” en una impresora 3 D creando una réplica exacta del fósil en algún material adecuado y se le puede someter a pruebas de todo tipo que nadie se atrevería hacer con el fósil original.

El proceso de “imprirmir 3D” consiste en que un láser industrial (o algún tipo de material cortante) vaya seccionando un material uniforme dirigido por el patrón informático almacenado en el ordenador. El material puede ser algún tipo de escayola, de plástico, madera, tela, etc, dependiendo de lo que se pretenda “imprimir”. Obviamente esas impresoras que se ven en esos documentales son muy caras y están disponibles en lugares muy concretos (universidades y grandes laboratorios).

La siguiente noticia que tuve de ese tipo de impresoras es un modelo comercial que para su publicidad han ofrecido la posibilidad de crear bikinis a partir de una tela ligeramente especializada. A raíz de eso me puse a indagar y el panorama para la próxima década es, más o menos el siguiente. Se van a ir implantando poco a poco este tipo de impresoras. Ciertamente son caras y al principio poca gente podrá tener una en casa. Pero si podrá haber empresas que las compren y las dediquen a uso público (más o menos como e su momento se popularizaron las tiendas de repografía).

Lo interesante es usar un poco la imaginación y hacerse una idea de que tipos de cosas esperar de ellas. Uno va a poder “imprimir” ropa. Y no sólo bikinis, cualquier tipo de ropa. Y con “ropa” incluyo el calzado. Al pasar directamente de la materia prima al producto elaborado, saltándose todos los intermediarios, los precios del producto final serán mucho mas baratos. Otro aspecto es que el procedimiento permite crear productos inviables con las técnicas actuales. La calidad, pues supongo que mejor en algunos aspectos y peor en otros. Pero al fin y al cabo el mp3 es inferior en calidad al CD o DVD, y los ha reemplazado casi por completo.

Entonces ¿está amenazada sólo la industria textil y de calzado? No, claro que no. Se pueden imprimir también muebles, esculturas, etc, etc.

De hecho, ayer, leí que habían sacado una “tinta” que en realidad son paneles solares. Obviamente no basta con imprimir con esa tinta en un DINA 4 para tener un panel solar, hace falta bastante más. Pero ciertamente facilita que uno pueda imprimir en la impresora 3D el soporte y luego, sobre ese soporte, imprimir con tinta los paneles. De ese modo podría tener un panel solar a medida.

Imagino que todo el mundo tendrá claro que los primeros modelos crearán productos algo toscos. Vale, es lo suyo, pero tal vez viendo estos vídeos alguien se sorprenda de lo que ya es posible hoy día:

Oh, yeah, sí, la industria del sakteboard también está amenazada por las impresoras 3D ;).

En definitiva, como dije en una entrada anterior respecto a los derechos de autor el avance tecnológico va poco a poco (o mas bien, muy rápidamente) a poner a muchos sectores industriales en el mismo punto en el que están ahora la industria musical, cinematográfica y editorial. Hablo de la industria textil, calzado, mobiliario, material deportivo, objetos decorativos, etc. Y puedo estar quedándome corto. ¿podría imprimirse un coche pieza a pieza? (salvo tal vez algunas piezas criticas que se comprasen aparte). Eso dejaría “sólo” el pequeño problema de luego tener que montarlo. Pero imagino que lo que si podría hacerse es “imprimir” un montón de piezas de la carrocería. Eso haría que la industria de reparaciones cambiara drásticamente.

En definitiva, que de aquí a una década el sector industrial tal como lo conocemos puede haber dejado prácticamente de existir. Vamos hacia el mundo post-industrial. Eso requerirá una revisión absoluta del mercado de trabajo, porque, sencillamente, la mayoría de los trabajos actuales básicamente serán prescindibles. A ver como manejan eso los sectores politicos. Bueno, no sé como lo harán, sólo sé que sea como sea lo harán mal ;-).

Internet y el P.I.B.

mayo 13, 2010

El debate sobre la piratería digital, con la ley sinde (y sus versiones en otros paises), las SGAE y demás es un tema recurrente en muchas discusiones en cafeterías, televisión, foros de internet, etc.

Empezaré la exposición con una demostración contundente de que el mercado musical está en las últimas Basta con fijarse en los vídeos de las intérprete femeninas. Según ha ido avanzando la piratería cada vez las discográficas tiene menos dinero para ropa y ahora las sacan casi exclusivamente en ropa interior ;).

Bromas aparte, el tema del pirateo digital es posiblemente el problema mas importante al que se enfrenta el modelo económico actual. Y tiene tantas ramificaciones que es prácticamente imposible ser consciente de todas. Voy a dar unas pinceladas que tal vez ayuden a comprender mejor la complejidad del asunto.

El primer negocio que sufrió fue el de la música. Pero de muchos, muchos modos. No es sólo la industria discográfica, también otros sectores. Posiblemente los primeros fueron los fabricantes de sintetizadores y samplers. Con la llegada de los sintes/samplers/efectos digitales software (obviamente pirateado en su mayoría), los drivers de latencia ultrabaja y los ordenadores de mas de un GHZ el mercado de los sintes/samplers hardware cayó en picado. Han sido imaginativas y han sacado productos alternativos, controladores midi, sobre too. Y se han metido en el negocio de sintes software (que poca gente compra) y tarjetas de sonido (que si, se compran, pero es un negocio muy pequeño en comparación a lo que tenían). La llegada de los home studios mató a muchos estudios de grabación profesional, y a los músicos de estudio que trabajaban en ellos, por cierto. Las partituras, bueno ¿alguien se compra hoy día partituras?

El tipo de música que se puede hacer con ordenadores es sobre todo música electrónica. Otros tipos de música no han sufrido lo mismo. Un grupo de rock sigue necesitando comprarse las guitarras, batería y demás. Pero con todo siguen pudiendo grabar las maqueta en home studios.

¿Que significa eso? Que los gastos de producción musical bajaron muchísimo. Y que las empresas de instrumentos electrónicos han visto mermadas sus ventas. Eso significa muchos trabajadores.

El tema de las discográficas es el mas conocido. Un disco superventas hoy en día vende el 10% de lo que vendía hace unos años. Y no me extraña ¿quien quiere hoy día discos/CDs? Yo conservo los CD´s que tenía antes de la aparición del mp3, pero no los escucho. Sencillamente, es mucho mas fácil cargar una lista de reproducción de win amp, o conectar una radio de streaming por internet. Y como no me gustan los productos de apple no voy a comprar nada en su store, y no sé dónde se pueden comprar mp3′ s por otros medios. Es más, no me fío absolutamente nada de las compras a través de internet. Si acaso aceptaría pagar dos o tres € por ir a una tienda y descargarme en una memoria USB algún disco de un autor que me gustara especialmente, en formato mp3 y en formato WAV de 24 bits, claro (soy de los que si nota la diferencia de sonido entre ambos formatos ¿acaso hay alguien que no?).

Esa debacle de las discográficas afectan no sólo las ganancias de los músicos. Afectan a las empresas de fabricación de discos, a los estudios (eso ya lo había dicho), a ls pequeñas tiendas de música (que ya casi no quedan). En fin, sigue habiendo un sector marginal de gente que compra por fetichismo, o quizás que quieran pensar que pagando por el disco de sus autores favoritos hacen que estos tengan mas dinero. Realmente eso no es exactamente así, pero tampoco merece la pena ar detalles.

La gente dice que los músicos siguen ganando dinero con los conciertos. Bueno, en parte. Pero es una situación muy engañosa. Para empezar ya estás obligando a hacer el músico algo que puede que no sea lo que le gusta. Hay gente que son compositores antes que intérpretes, y lo de irse de gira es una tortura para ellos. Realmente tampoco es que dar un concierto requiera ser intérprete. al fin y al cabo la mayoría de lo que suena en un concierto es pregrabado. Según que casos es posible que lo único que suene en directo sea el cantante (si el estilo de música incluye cantantes) y el resto sea gente haciendo figuración con los instrumentos. Claro, hay grupos que tocan todo en directo. En fin, me estaba yendo del asunto. Lo importante es que obligar a que los músicos deban vivir de sus conciertos es un condicionante muy fuerte.

En definitiva, el panorama para el mundo de la música es lamentable. Y lo de “buscar soluciones alternativas de negocio” son palabras huecas. Sí, se puede sacar un dinero con el merchandasing de los grupos, con los politonos y demás, pero es marginal.

En definitiva, las SGAEs tienen motivos claros para quejarse de la piratería. Un dato a recalcar es que las SGAES representan los derechos de los músicos, no de las discográficas, al menos en teoría. Su función es asegurarse de que un músico cobra por los derechos de reproducción de su tema.En realidad un autor por ía reclamar individualmente esos derechos, pero en la práctica es inviable que haya una compraventa directa consumidor/autor (y si la hubiera los bancos y sus omisiones serían la SGAE).

Ahora bien, las SGAES abusan mucho. Las cuotas a bares son fijas, independientemente del aforo del bar. Cobran varia veces el derecho de una reproducción. Por ejemplo, se lo cobran a una radio, y a la peluquería dónde se sintoniza esa radio. Sin duda la mayoría habréis leído noticias con tropelías mil de las SGAES, no merece la pena contar anécdotas.

El siguiente perjudicado de e mundo digital ha sido el cine. La mejor prueba es que se están cerrando muchos cines. A mi me gusta ir al cine y prefiero ver una peli en una sala de proyección que en el ordenador o la TV de mi casa. Pero si siguen subiendo tan abusivamente el precio de las entradas cada vez me lo voy a pensar mas antes de ir a ver una peli.Respecto al DVD, bien, comprarlos no me interesa, me pasaría lo mismo que con los CDs de música. El alquiler es una opción, pero cada vez hay menos videoclubs, así que nada, básicamente es cine o streaming. Por supuesto gratis, no me fío de pagar por internet, como dije antes. Si acaso , como antes, aceptaría ir con una memoria USB a una tienda y pagar 2 o 3 € por una peli. Otra gente sin duda se arriesga a pagar por internet, si no es mucho dinero, imagino.

Por otro lado, el que paga por lo que puede obtener gratis ¿hace bien?. No está tan claro. Si yo gasto en lo que puedo obtener gratís y el de al lado no esa persona sigue disponiendo de ese dinero para lo que no es gratís. Y claro, quedo en desventaja frente a él cuando deba afrontar esos gastos. Curiosamente lo susceptible de ser digitalizado es justo el tipo de cosas que yo normalmente consumo, música, cine, libros (luego iré con ellos). Nunca he sido amigo de gastar en cosas como ropa, copas (soy abstemio), comida, coche, etc, mas que lo imprescindible. Y sigo igual. Realmente tengo muy, muy pocos gastos si tiro de lo que es gratis. eso esta bien porque no necesito ganar mucho dinero y puedo dedicar el tiempo a lo que me apetece.

Pero vamos con el lado de la industria del cine un poco más. Aparte de las salas el mundo del cine mueve muchas otras cosas. Extras en las películas, maquilladores, diseño de vestuarios,rodaje de exteriores, etc, etc. Muchos de esos gastos se han visto reducidos gracias a los efectos digitales. Bien para los estudios, mal para las empresas que vivían de darle al cine esos servicios. Estamos hablando, una vez más, de muchos empleos.

Paemos al tema de los libros. El libro digital existe desde hace mucho. Lo que no existian eran los lectores digitales. Eso lo cambia todo. Leer en un ordenador es un rollo. Leer en un e-reader, o en un tablet PC (a ser posible que no sea un Ipad :P) no. Llevo casi 5 meses co el archos 0, que es un tablet que ejecuta windows 7. Y es una virguería. No cansa nada la vista. Tal vez la tinta electrónica sea mejor. Pero un e-reader es muy limitado en sus funciones. Prefiero tener un ordenador en toda regla aunque tal vez a la hora de leer un libro sea un poco peor. Por otro lado sé que un tablet, con windows, me permite leer todos los formatos posibles para un libro. Y ver los formatos como corresponde. No quiero pensar que puede hacer un e-reader con las fórmulas matemáticas y las figuras de un artículo.

En fin, para libros científicos un tablet es una maravilla. Puedes ir con una biblioteca entera de libros y artículos (que ya no necesista simprimir nunca mas) en el tablet. De hecho, debes. Si quieres investigar (o simplemente hacer ejercicios de una asignatura) necesitas referencias. Si las llevas todas encima no necesitas estar en una biblioteca. Es realmente un cambio de paradigma.

Para novelas la cosa ya es menos espectacular. Una novela es autocontenida, no necesita referencias. Y llevar una novela o un tablet no hace mayor diferencia. Si acaso te puedes llevar ambas. Así estudias un rato y cuando te cansas te pones a leer. Realmente, si la novela no es muy gorda, puedes llevar el tablet y la novela cómodamente a la vez. Claro, si la novela abulta mucho si es una tentación hacerte con una versión digital. El fetichismo de leer en papel existe. Pero una estantería llena de libros lo compensa.

A nivel empresarial esto significa que el libro de texto ya mismo esta sufriendo un pirateo del 90% mientras que el libro de lectura apenas tiene. Claro que eso es ahora que los e-readeres están empezando y el Ipad aún no ha llegado. Por lo que he visto las editoriales ya lo dan prácticamente por perdido.

¿Y la prensa? Tengo entendido que están sacando versiones específicas para el Ipad, no sé si de pago o no. Sé que algunos periódicos que ofrecen sus contenidos on-line quieren que estos sean de pago. La verdad es que no puedo decir mucho del asunto pues no leo periódicos apenas. Obtengo la información de la TV, las radios e internet (entiéndase, blogs, foros y demás, no prensa). Como un periódico es algo de usar y tirar, y bastante barato, no sé hasta que punto le puede afectar la proliferación de los e-readers. Si acaso revistas como “investigación y ciencia” o “future music” (por mentar dos que sigo, de sectores distintos) posiblemente sigan tenendo su razón de ser.

Pero está claro que el sector editorial se convulsionará. Y no veo yo muy claro que el libro digital sea negocio. Los editores parecen dudarlo. Total que posiblemente cierren muchas editoriales , y se pierdan muchos puestos de trabajo.

Un detalle importante es que literatura música y cine conforman el corazón de la producción cultural. Y, desde que existe el concepto de “diseñador gráfico”, yo diría que la pintura, fotografía y demás artes visuales tradicionales se volvieron menos relevantes.

La consecuencia es obvia. El panorama para el que pretenda vivir de algún tipo de producción cultural es devastador ya que su obra puede adquirirse gratis. Posiblemente esa gente se ahorre un dinero en consumir obras de sus colegas, y el balance gastos/ingresos variará de una persona a otra. Pero, en general, el aliciente ara esforzarse en producir contenidos culturales de calidad esta tremendamente mermado. Tal vez, como hacen muchos músicos electrónicos, si se están pendientes de moverse por internet puedan conseguir actuaciones ocasionales y puedan ir tirando con conciertos aquí y allá, y de paso hacen turismo. Pero a ver ¿eso es serio? Tal vez por un tiempo pueda ser algo divertido, pero a la larga eso no es vida.

Total, que yo, como potencial creador cultural, no veo ningún futuro halagueño en el presente y futuro inmediato. Y claro aunque se tengan menos gastos “ditigitales” sigue habiendo gastos “analógicos”. Un detalle a tener en cuenta es que si desaparece el aliciente de vivir bien de la creación cultural también disminuir´el aliciente or tener una buena formación cultural. Eso puede redundar en que el mundo académico caiga. Es decir ¿quien va a querer hacer una carrera si lo que aprenda sirve para crear contenidos culturales que nadie va a consumir?.

Según eso podrían parecer adecuada las leyes antipiratería. Pero muy probablemente den mas problemas de los que puedan resolver.

Una posible solucion sería una legislacion de retribuciones por creaciones culturales. Es decir, alguien pone libremente al acceso de todo el mundo su creación cultural. Se habilitan unos parámetros objetivos para estimar cuantos consumidores tiene su creación y se establecen unas retribuciones , a pagar por el estado (que posiblemente pueda sacar el dinero para pagarlas de impuestos y de convenios con según que empresas) en función del número de consumidores. Eso eliminaría los intermediarios.

Se haga como se haga está claro que cada vez más la mayoría de producciones que se hagan serán productos digitales infinitamente reproducibles. Inevitablemente producir esos productos requerirá menos materias primas, menos intermediarios, menos medios de distribución. Es decir, que no habrá motivo para la existencia de un montón de puestos de trabajo.

Posiblemente si se hace un análisis detallado muchos puestos de trabajo destruidos están relacionados con esta revolución digital. Y no hay motivo para que se rehagan esos puestos de trabajo. Menos aún que la gente que trabajaba en producción de bienes culturales y que ya no puede vivir de ellos deba reubicarse en un trabajo “analógico” y dejar su producción cultural como un hobby. Por poner palabras que he visto usar, no señor productor, no tiene sentido que una guionista de cine joven y con unos inicios prometedores tenga que buscarse un trabajo “serio” y hacer guiones como hobby. Además, si todo el que vivia de producir cultura debe hacer lo mismo no habrá trabajos “serios” para todos.

En definitiva, es imprescindible una reestructuración de un sector muy importante de la sociedad. Y una vez hecha posiblemente no esta muy claro que todo el mundo pueda esperar tener trabajo. ¿sería eso grave?. Probablemente no. Hay una serie de factores “analógicos” que deben cubrirse, alimentación, vestidos, transporte y vivienda. En las sociedades actuales la agricultura tiene un ratio de un trabajador agropecuario (producción de alimentos) por cada 40 personas. Para hacerse una idea de lo que significa piensese que el imperio maya tenia un ratio de uno a uno, y el imperio romano de 2 a 5, o algo así. En definitiva, que a poco que se distribuyan bien las cosas nadie se tiene que morir de hambre por mucho paro (o jornadas laborales reducidas) que haya. El tema del vestido, pues realmente por ahora no parece que la era digital le haya presentado mayores dilemas. Y no creo yo que hoy diá nadie vaya a no poder tener ropa a poco que se administren bien las cosas.

El asunto de la vivienda es aparte. La especulación inmobiliaria ha sido un cachondeo con un motón de factores. Analizarlo sería complicado, y ni me apetece ni veo que tenga sentido que lo haga. Un aspecto de la época digital es que si uno no necesita tanto espacio para almacenar libros, música, etc, ese es un espacio que podría ahorrarse en la vivienda. Pero tampoco lo veo del todo claro. Hay un espacio vital mínimo que debe tener una casa. Lo que podría ahorrarse si se prescindiera de estanterías de libros y demás seria marginal, y no creo que merezca la pena. además, incluso con el libro digital tener a mano libros de papel no deja de ser útil.

Bien, no es una entrada tremendamente estructurada. No planteo todos los ángulos del problema y doy soluciones que sean obviamente adecuadas. Mi interés en esta entrada es hacer notar que posiblemente el tema de los derechos de autor va mucho mas allá de “piratería o no piratería” y que en el fondo significa la necesidad de un cambio de paradigma en el sistema económico.

Y el que piense ¡que se fastidien estos músicos, cineastas/escritores/científicos y demás ralea y se busquen un trabajo serio! que se lo piense dos veces. Al fin y al cabo esto acaba de empezar. Es casi seguro que muchos sectores que ahora ven imposible que el avance tecnológico altere su sector y lo deje en la situación de la música y el resto de actividades tratadas aquí se lleven una ingrata sorpresa mas pronto que tarde.

Por ejemplo, los bancos. Ahora mismo una de sus mayores fuentes de ingresos son las comisiones. Bien, hay en marcha investigaciones sobre un sistema de intercambio en internet, conocido como dinero cuántico que podría servir para poder hacer compras por ese medio de manera segura, y sin necesidad de bancos (y sus tarjetas de crédito) como mediadoras. Y quien dice por internet dice en un supermercado. La verdad es que es un asunto, el del dinero cuántico, que por si mismo podría cambiar algunos aspectos del sistema financiero actual. Todavía estoy empezando a aprender sobre el tema, así que tampoco tengo medianamente claras sus posibles repercusiones.

En fin, no voy a explicar ahora que otros sectores creo que tal vez puedan en un futuro próximo ver tocado su modelo de negocio por los avances tecnológicos. Si acaso es algo que tocaría en alguna novela de ciencia ficción de esas que nunca llegarán a ser impresas y ninguna editorial publicará porque los lectores de libros digitales acaban de poner fin a ese modelo de negocio. Por otro lado, si no voy a ganar dinero por ellas ¿para que escribirlas? ;).

Afortunadamente para los lectores de este blog hay muchas cosas interesantes que tratar en el mundo de la física y no les haré perder mas tiempos con estas disquisiciones sobre asuntos tan indefinidos y resbaladizos.

Fractales y finanzas

julio 5, 2008

Este título se corresponde al de un libro escrito por Benoit Mandelbrot, el padre de los fractales, y trata de la aplicacion de su creación matemática al mundo de los finanzas.

El libro parece asumir que el lector sabe lo que es la bolsa. Eso, para un físico/matemático típico es mucho suponer, así que antes de continuar daré unas breves nociones sobre que es la susodicha bolsa.

La idea es que una empresa con un cierto éxito en un momento dado quiere seguir creciendo y necesita capital para eso. Entonces sigue unos trámites y “entra en bolsa”. Esto viene a significar que estan disponibles para cualquiera que pueda estar interesado una serie de acciones de la empresa. Esas acciones basicamente no son nada, simplemente un compromiso de la empresa de devolver el dinero que se ha pagaado por ellas, sujeto a las fluctuaciones del mercado si fuera menester. Pero la idea no es exactamente esa, al menos no el fondo de la misma. La idea es que al comprar accines le estas dando dinero a la empresa para que pueda ampliarse y progresar. Digamos que permite que la gente que dispone de dinero efectivo pueda invertir en aquello que considere que tiene futuro. Cómo subproducto de su inversion estaría el hecho de que las acciones se revalorizan y si necesitara venderlas sacaría más dinero del que invirtió inicialmente. Si se hubiera dejado el dinero inactivo en un sistema de crecimiento económico, este se habría depreciado,así pués mucho no tine que perder, salvo que la empresa se vaya a pique.

Para ser justos hay que decir que el libro de Mandelbrot no se limita a la bolsa y trata en general los mercados financieros, pero claramente el “producto estrella” de los mismos es la bolsa (a diferencia de, por ejemplo, el libro de Allen Paulos “un matemático invierte en bolsa”). Mandelbrot empieza revisando los métodss mas obvios con los cuales un posible analista/inversor, podria usar para decidir en que invierte. El mas naturales elsintuitivo, es decir, planteamientos causa-efecto de sentido común. Por ejemplo, si uno opina que las compañias de telefonía movil estafana los clientes y con ello obtiene pingues beneficios invirtiendo en ellas uno podria recuperar parte de lo que le roban. Frente a esta idea se opone una de las vacas sagradas del mundo bursatil, la hipótesis del “mercado eficiente” que aduce que el mercado, or su propio modo de funcionar, ya sabe todo lo que se puede saber sobre los precios y que ningun raznomaiento puede permitir hacer deducciones. En particular también significa que nadie puede hacerse enriquecerse, en promedio, más allá de la subida media del mercado.

Mandelbrot esta razonablemente de acuerdo con esto. Y en consecuencia pasa al siguiente punto,el análisis del riesgo, que será la clave de su libro. El truco consiste en lo siguiente, si uno invierte en un sólo valor esta corriendo un gran riesgo. Es mas interesante invertir en lo que se conoce como “carteras”. Una cartera es un conjunto de valores elegidos de tal modo que cuando uno pueda caer el otro pueda subir, y así, en promedio, se compensen las pérdidas. Obtener un método para valorar la seguridad de una cartera es, consecuentemente, un punto clave. Mandelbrot hace a lo largo de libro un repaso de la historia de los métodos matemáticos usados para tal fín, la teoria de carteras de Markovitz, los trabajos de Sharpe y Miller y, finalmente, la fórmula de Black-Scholes. Esta última es la mas afamada e incluyeun factor nuevo, la valoración de opciones de compra venta. Una opción de compra consiste en pagar una pequeña cantidad que permite comprar al precio actual una opción que este subiendo si en algun moento de un plazo futuro preestablecido alcanza un precio mayor prefijado. eSto es interesante porque obtendriamos si hay suerte un beneficio y en el peor de los casos sólo perderíamos el no muy grande importe de la opcion . La opcionde vventa es lo contrario, la posibildad de vender al precio de hoy opciones que esten bajando.

La teoria de carteras constituye el contendio de los cursos estandard de matemáticas financieras para matemáticos (se supone que un matemático no necesita cursar una asignatura para que le enseñen a calcuar interes compuestos y otras trivialidades similares que se encuentran en cierto tipo de libros con ese título, lo aprende el mismo sin despeinarse xD). En particular es lo que se enseña en la asignatura de matemáticas financieras de la carrera de mates de la UAM en la cuál me matriculé una vez pensando que era algo muy diferente.

Esta teoria de carteras esta construida sobre el edificio de la probabilidad clásica, osea, teoria de los grandes número squ eindica que toda distribución tiende a parecerse a la gaussiana, teoria de procesos estocásticos dónde la configuracion siguente del sistema no tiene memoria de las configuraciones anteriores, depend esolo del momento actual(movimiento browniano, cadenas de markov, martingalas y demas joyitas) , etc. El caso es que si las fluctuaciones de los valores del mercado financiero se ajustaran a la gausiana los episodios en que estos se separaran de unas pocas desviaciones standard serían mínimos. En la realidad esto no pasa. Mandelbrot, analizando los precios del algodon vió que se ajustaban a una ley potencial. Algo que se ajuste a ese tipo de leyes (osea, elevar algo a una potencia) permiten que episosios dónde las desviaciones grandes respecto al valor medio sean mucho mas habituales. Un dato interesante, mencionado cais al final del libro, es uqe según la teoria standard la posibilidad de arruinarse en la bolsa es menor que la de ser alcanzado por un meteorito. Si las leyes potenciales, como es el caso, rigen los precios, esa probabilidad es algo asi cómo 1/10 o 1/30.

Hasta ahora no he mencionado los fractales. Su papel provien de que Mandelbrot consigue crear gráicos que se parecen mucho a los gráficos reales de los precios (o más bien, de sus variaciones) a partir de un fractal. Un fractal es, dicho de manera no muy formal, una figura con un grado de autosemejanza. Cualquier parte de él se parece a la totalidad. Para simular precios se parte de un objeto geométrico clásico, al que se llama iniciador. Sobre esto se añade un motivo geométrico simple, denominado generador, en ciertas posiciones del iniciador. Y luego se itera el proceso, recursión. En esta imagne de wikipedia se puede ver un gif animado de la construcción de un fractal clásico, la curva de koch, mediante este proceso.

En este caso el iniciador es un triángulo equilatero, el generador es introducir otro triángulo equilátero, de longitu 1/3 del anterior, en cada lado del triángulo inicial e iterar el prceso.

Los fractales más simplistas (mandelbrot los llama cartones, en referencia a una técnica pictórica para ensayar la idea de un cuadro en un cartón antes de dibujarla en un lienzo) usados para simular un gráfico de precios suelen partir de una línea creciente cómo iniciador (precios crecientes. Se divide entres zonas y en cada una se introduce un generador consistente en un segmento largo por encima de la línea y otro corto que la cruza hasta quedar por debajo. Un dato importante es que si se quieren simular precios que varian por azar la regla de iteracion debe llevar también un factor de azar. Por ejemplo se puede contar con dos generadores e irlos intercambiando de manera aleatoria.

También hace mucho hincapié entre la semejanza de las variaciones de los precios y las turbulencias. Dedica capítulos a temas tale cómo las distribuciones de riqueza debidas a pareto, la intensidad de las crecida del nilo y otra serie de fenomenos que también siguen leyes potenciales. También habla un poco sobre la existencia de tendencias que irían en contra de la hipótesis d eno memmoria.

En definitiva, un buen libro que cubre bastantes aspectos. Mandelbrot deja claro que algunas de sus ideas no son bine acogidas por los economistas ortodoxos, que prefieren usar modificaciones del Black-Scholes (GERLACH, FIGERLACH, etc) que hacen cosas cómo usar una campana de Gauss dependiente del tiepo (su varianza depende del tiempo) para intentar ajustarse al hecho experimental de que le mercado sufre fluctuaciones mas grandes de lo previsto. En todo caso los fractales comparten con la estadística el que son una teoria descriptiva, con un poder de prediccion ceñido unicamente a los valores del riesgo, y no una teoria predicitiva propiamente dicha. Vale que es muy difcil predecir la bolsa (según la idea del mercado eficiente sería impredecible) pero cómo apunta Mandelbrot podría (de hehco debería) depender, al menos en parte en factores exógenos describibles por otras disciplinas que si son predictivas (en última instancia la física, por supuesto). Lo que definitivamente si cumple este libro es la expectativa de leer algo sobre economia, o finanzas, menos infantil que las secciones de economía de los periódicos, o, inclusive, muchos libros de economía ortoxa.

Cómo mantener el “estado del bienestar” y no morir en el intento

junio 12, 2008

Cómo quiera que estoy oyendo un montón de opiniones totalmente desinformadas a raíz del tema de la huelga de transportistas y de la jornada de 65 horas que propone la unión europea, dejo por aquí un resumen de la situación del peak oil, la competencia de las economías asiáticas y cosas así.

EL PROBLEMA ENERGETICO

Peak oil: cenit de la producción del petróleo
El peak oil ha llegado, es “oficial”, lo reconocen grandes empresa cómo BP. Si no se hiciera absolutamente nada seguiría subiendo su precio y bajando su disponibilidad. Un análisis basado en sistemas dinámicos podéis encontrarlo en esta tesis doctoral. Ahí se utilizan unos diagramas y no explican que significan y como se relacionan con las gráficas. Bien, ese tipo de diagramas representan sistemas de ecuaciones diferenciales. Se usan los diagramas porque hay programas de uso muy extendido, cómo stella (de uso común en ecologia matemática) y otros de la misma filosofía que usan ese tipo de interfaces. Cada vértice representa una cantidad, variable dependiente, y las aristas indican la dependencia de una variable con otra La forma exacta de la dependencia la da la arista. Una vez introducido el sistema, básicamente movimientos de ratón y asignar valores, el programa resuelve el sistema por algún tipo de algoritmo numérico tipo Runge kutta y similares (seleccionable). Y luego puede representar la información generada en el tipo de gráficas que se desee.

Bien, explicado lo que significa los gráficos (no todo matemático tiene por que estar familiarizado con esos programas) comento las conclusiones. Reevalúan los efectos del peak oil introduciendo sistemas que contemplan inversión extra en sistemas de extracción, y búsqueda de nuevas fuentes, a partir del peak. Eso permite mantener el ritmo de extracción a niveles altos, pero acelera el agotamiento último de las reservas. Compara los resultados con el modelo habitual de Hubbert, y da mejores predicciones, o eso dicen. Recuérdese que la predicción de Hubert es un decaimiento de un 3% de la producción a cada año. Luego contempla factores económicos. Básicamente estudiar cómo evoluciona la renta per cápita en esos escenarios. Y también contempla que si el PIB baja demasiado puede no mantenerse el ritmo de inversión en sistemas de extracción mas refinados, acelerando la caída de la renta per capita.

También considera cómo el petróleo no convencional, arenas bituminosas, podría paliar algo el peak durante unos años. Para quien no las conozca comentar que las arenas bituminosas son petróleo mezclado con arena. Extraer y refinar eso es muy complicado. Recuérdese que el factor clave para cualquier fuente de energía es el TRE (tasa de retorno energético). Eso consiste básicamente en el conciente entre la energía recuperada entre la energía invertida. Para el petróleo convencional pre-peak era del orden de 80. En el petróleo post-peak aumenta paulatinamente (a la par que disminuye el rito de extraccion recuérdese). El decremento del TRE fuerza un incremento del precio que se suma al incremento producido por una menor oferta.

Bien, eso es lo que analiza esa tesis. Pero hay muchas mas consideraciones. Sin dejar de momento el petróleo es importante recordar que la red de distribución, oleoductos y petroleros principalmente, esta caduca. Y además el nuevo petróleo es más corrosivo. Total, que la distribución podría sufrir muy serios percances en cualquier momento. La inversión para reparar/actualizar esas infraestructuras es del orden del trillón de €. Y requiere mas acero del que hay disponible (recuérdese que hay más minerales en peak, o cerca de él). Por otro lado hay otro factor importante. El modelo económico del crecimiento querría un incremento continuo de la distribución. Muy en especial las por ahora crecientes economías asiáticas demandan más petróleo. Bien, incluso si no hubiese peak no se podría atender esa demanda sin crear nuevas instalaciones de distribución. Pero más importante aún, el petróleo necesita ser refinado. Pues bien, no hay refinerías disponibles para atender a más demanda, incluso aunque hubiese suficiente petróleo en bruto. Y recuérdese que no se construyen refinerías de hoy para mañana.

En definitiva, si se ha de depender del petróleo occidente se va a la ruina muy deprisa. Vamos a por las alternativas. Las energías limpias (mentira cochina, pero bueno), ecologistas y sostenibles (biocombustibles, solar, eólica, mareomotriz, etc) son mas bien alternativas a la energía. El TRE de las mismas es menor que 1 en algunos casos, y no pasa de 5 en el mejor de ellos. Y aparte los biocombustibles encarecen los alimentos. O sea, que en su estado estas “energías alternativas” actual de desarrollo, y el previsible a corto y medio plazo, cuanto menos, no valen para nada. Vamos ahora con lo que si sirve.

Carbón
La solución más sencilla es el carbón. Al ritmo actual de consumo energético quedan reservas para unos 250 años, y el peak para dentro de 125 años. Eso asumiendo que desde ya sólo se usara carbón. Vamos, que queda muchísimo. Ahora bien, ¿por que no se esta usando ya? Lo primero es el tema del precio. El primer y más importante factor a considerar es el TRE. Bien, tiene un TRE de más o menos 45. En cuanto el petróleo tenga ese TRE, que no debe andar muy lejos de llegar a eso, si es que no lo ha hecho ya, el carbón es una alternativa energética igual de válida en lo esencial. Ahora bien, no todo es perfecto con el carbón, claro. Lo primero es que de manera directa no sirve para la automoción. Su uso más sencillo es en centrales térmicas para producir energía eléctrica. Aunque el transporte del carbón es algo más complejo que el del petróleo el hecho de que el petróleo si sirve para automoción debería hacer que ya mismo los gobiernos empezaran a usar carbón en las centrales térmicas de producción de electricidad reservando el petróleo restante para automoción. Eso sólo aumentaría la disponibilidad de petróleo para bastantes años. Y pararía su incremento de precio. Digamos que podría estabilizar el precio del petróleo en los niveles actuales, o a algo no mucho mas caro, 200 € o así (podría incluso abaratarlo, eso ya requiere cálculos con datos que no dispongo). Una crítica al carbón es que produce mucho C02 y el paradigma imperante, altamente discutible, es que hay que reducir la emisión del mismo. Yo soy terriblemente escéptico al respecto, pero afortunadamente no hace falta. Hay centrales que permiten reducir las emisiones. El gobierno italiano las ha adoptado en su modelo energético. Esto significa que la tecnología ya esta desarrollada y no hay que hacer I+ D, algo que lleva bastante tiempo. Además construir esas centrales no es terriblemente complicado, no requiere mucho tiempo ni mucha infraestructura (sobre todo comparado con las centrales nucleares). En definitiva, migrando la producción de electricidad al carbón se podría paliar el peak oil durante bastantes años.

Vectores energéticos

Introducción:

Pero ¿y la automoción?. Voy a introducir un concepto de utilidad general, el de vector energético. La idea es simple. Buscar una sustancia muy abundante que pueda cargarse energéticamente, usarse en un automóvil sin alterar su naturaleza esencial para tras su uso poder volver a cargarse. No es una fuente de energía y no sirve nada sino se tiene otra fuente para recargarla cada vez que se usa. A alguien le puede sonar el concepto, pilas recargables. Pues más o menos es ese concepto, pero un vector energético no tiene que ser necesariamente una pila ni cargarse con energía puramente eléctrica.

Baterías (coches eléctricos):

De hecho se podrían hacer coches eléctricos, ya los hay, con baterías de ión litio. Pero no es, en mi opinión, una solución muy buena. Para empezar el litio es abundante, pero no terriblemente abundante. Es uno de los materiales que ya están en peak, o muy cerca. Hay alternativas, las tecnologías de baterías denominadas “Zinc-Aire”, “Zebra Sodio-Níquel-Cloro y Zebra Sodio-Hierro-Cloro. Con todo sigue siendo una idea no muy buena la de lso coches eléctricos. Tiene poca autonomía no son muy veloces (aunque podría renunciarse a la velocidad, al menos en ciudad). Y es contaminante pues las baterías tiene un limite de recargas y están hechas de materiales demasiado tóxicos para dejarlos por ahí sin mas ni mas.

Hidrogeno:

Tal vez alguien se haya sorprendido de que no incluyera el hidrógeno en “energías alternativas”. El motivo es claro. El hidrógeno básicamente es un vector energético, no una fuente de energía. Ciertamente si se mezcla gas hidrogeno con oxígeno se forma agua y se desprende mucha energía. Pero claro, ese hidrógeno debe salir de algún lado. Si se extra del agua, por hidrólisis tendríamos un ciclo termodinámico cerrado, que nunca, nunca, puede tener un TRE positivo. Así pué el hidrógeno del agua nunca puede servir como fuente de energía (al menos no en uso químico del hidrogeno). Hay otras fuentes de hidrógeno, básicamente mezclado en algunos gases naturales. Bien, la energía para extraer el hidrógeno de esos gases es menor que la que luego se produce al quemar ese hidrogeno con agua, con lo cuál si es una fuente de energía. Realmente desconozco cuál es el TRE para esos gases, pero da igual, no son muy abundantes. En definitiva, el hidrógeno abundante es el del agua. Debe separarse de la misma por hidrólisis, usando un aporte externo de energía, y luego quemarse en un coche de hidrógeno produciendo mas agua que volverá sin problemas al ciclo natural. Parece un buen vector energético, pero en realidad no lo es. Par empezar el hidrógeno es muy inestable, y almacenarlo es un peligro (piénsese en los dirigibles que había entre la 1ª y la 2ª guerra mundial y como se retiraron por lo peligroso que eran, entre otros motivos). Además s transporte desde dónde se hidrolice a partir del agua es muy complicado. Si se transporta petróleo en un barril que ocupa muy poco espacio hay mucha energía almacenada. Con el hidrógeno es un gas un volumen de hidrógeno similar no aportaría casi energía. La solución sería comprimirlo, con un coste extra de energía, o usar algún tipo sustancia sólida que lo fijara, como por ejemplo el platino (permitiendo su posterior desfijación sin mucho gasto energético). En fin, muchos, muchos problemas. Esta casi descartado, aunque no del todo.

Aire comprimido:

No conozco los detalles, pero parece ser la nueva panacea. Tanto para automoción como para almacenar por las noches la energía que produjera una hipotética central de paneles solares. Ya indagaré y ampliaré datos.

Arena:

O para ser exactos, sílice. Resulta que en la producción de sílice, para su uso en semiconductores (de uso ubicuo en, por ejemplo, ordenadores) se produce un líquido con propiedades muy similares a la gasolina. Al quemarse produce más arena, que hipotéticamente podría reusarse para producir más líquido. Parece un muy buen vector pues permitiría no tener que invertir demasiado en innovaciones tecnológicas en los automóviles. Y parece lo bastante abundante par cubrir al menos una parte del parque automovilístico. Una ventaja añadida es que siendo similar a la gasolina su transporte y almacenamiento tampoco requiere grandes innovaciones (casi ninguna de hecho).

Hay algunas más propuestas. Suficientes para que una de ellas, o una combinación de varias, pueda cubrir el parque automovilístico, asumiendo que tenemos fuentes de energía. Y hemos visto que cuanto menos tenemos carbón. Y además si se usa carbón en centrales térmicas se pueden ir introduciendo vehículos que usen estos vectores paulatinamente mientras sigue habiendo coches movidos por gasoil/gasolina. Por supuesto esto requiere una cierta inversión en infraestructuras, y en parte en investigación. Yo particularmente considero que lo má sencillo seria empezar por vehículos basados en el líquido obtenible de la arena, incluso si posteriormente se terminan usando otro.

Pero volvamos a fuentes de energía para alimentar esos vectores energéticos:

Nuclear

Fisión:

No son ni de lejos la panacea que se esta vendiendo. Para empezar si el uranio tuviese que afrontar el solo la demanda energética no duraría ni 15 años. Otro aspecto es que la construcción de centrales nucleares requiere mucho tiempo, esfuerzo, gastos, etc. Desde luego a corto plazo significan un gran gasto y tardarían bastante en empezar a amortizar la inversión. Vamos, que ponerse a fabricar centrales nucleares convencionales agravaría la crisis a corto plazo. Eso sí, las que hay deberían seguir abiertas, sin género alguno de duda. Ahora bien, afortunadamente frente a estas pegas que surgieron cuando se reabrió el debate nuclear han dio apareciendo algunas perspectivas mas felices. Para empezar resulta que en las pilas de combustible actuales la quema del uranio es muy ineficiente. podrían reusarse hasta 5 veces, alargando en un factor 5 la utilidad del uranio convencional en centrales convencionales. Esto multiplicaría en un factor 5 (en realidad algo menos por costes en el reciclado) la duración del uranio. Hablamos ya de 5×15=65 años de capacidad para afrontar la demanda energética actual. Esto ya si es mas interesante. Seguimos con el problema de lo costoso que es construir centrales convencionales, pero al menos sabemos que a medio plazo van a poder servir para algo.

Lo bueno es que no sólo hay centrales convencionales de fisión. Existen otros modelos de centrales mas pequeñas. Y existen los “fast breed reactors”. La idea es usar las centrales convencionales para enriquecer plutonio que puede usarse en estas centrales. Y ellas mismas pueden realimentar más combustible. No voy a entrar en los detalles. El resultado es que usando estas centrales habría para afrontar unos 200 años el gasto energético actual. Y como son más pequeñas requieren menos inversión. Claro, no es tan simple. Los FBR son todavía algo cuasi experimental, y parece ser que hay posibles problemas técnicos que corregir. Bueno, sin duda ahora hay incentivos para ponerse a ello.

Fusión:

Er…dentro de 20 años estará :P. Eso decían hace 20, y hace 40. Si al haber retirado (o amenazar con ello al menos) los USA su parte presupuestaria para el ITER de Japón dentro de poco tendremos información mas fiable. Pero incluso si sale bien tener un reactor, sólo uno, viable de energía de fusión tardaría más de una década. No es para mañana. Pero no hay que dejarlo de lado, por si acaso “esta vez sí”

Aparte muy recientemente se ha comentado que habría fusión fría, cuando ya parecía haber quedado descartada como una especie de estafa científica. En fin, sería una gran noticia, pero yo no contaría mucho con ello. Si estuviera habría que ver también los costes de implantación, aunque previsiblemente no serían muchos. Seria una solución posiblemente de uso rápido.

Especulaciones exóticas

Posibilidades para un futuro mas lejano, basadas en la frontera científica actual. Ciertamente son soluciones muy cercanas a la CF muchas de ellas, pero pueden dar una idea de por donde la física puntera actual puede llevar a crear tecnologia en el futuro.

Paneles solares en órbita + ascensor espacial:

Lo más cercano, dentro de este grupo, a una solución convencional, es el uso de espejos solares en órbita. Podrían concentrar mucha energía y enviarla a una central térmica. Podrían afrontar el gasto energético actual. El problema es su TRE, que seria negativo debido a un “pequeño problema”. Habría que subirlos a una órbita. Y subir cualquier cosa a órbita en un cohete químico requiere muchísima energía. Afortunadamente hay una buena posibilidad para resolver esto (y otros muchos problemas), el ascensor espacial. La idea del ascensor espacial es muy simple, voy a exponer la versión mas reciente de la idea. Se pone un satélite geoestacionario (posiblemente anclado a algo muy pesado (aunque esta parte no es imprescindible) y se deja caer desde ahí un hilo que puede enrollarse y desenrollarse hasta llegar a al superficie terrestre. Se cuelga algo del hilo y se levanta. Tan sencillo como eso. No obstante hay un motivo que ha impedido fabricarlo hasta ahora, ningún hilo de esa longitud, unos 300 kilómetros, soportaría su propio peso. Sin embargo se cree que los nanotúbulos de carbono podrían servir y subir varios kilos de material por vez. Par hacerse una idea de cuan magnífico seria esto dejo costes estimados. Subir un kilo con cohetes químicos cuesta unos 70.000 $ (precio de referencia sujeto a la oferta y demanda). Con ascensor espacial podría llegar a costar unos 30 $, Esos números hablan por si mismos. Obviamente el precio y el TRE van de la mano y los paneles solares subidos con esta tecnología si serían rentables.

Pero vamos con mas opciones, ya en plan totalmente CF, pensando en el futuro que no siempre vamos a tener que quedarnos en la tierra (y mas si tenemos ascensores espaciales).

Kerrnels:

El primer escenario es conocido por los aficionados a la CF de toda la vida. Hablo de los famosos Kerrnels de Mc-Andrew. El nombre viene de los agujeros negros tipo Kerr-Newman. Estos son agujeros negros rotando sobre un eje (parte de kerr) y además cargados (parte de Newman). Existe un proceso, conocido como proceso de Penrose mediante el cual se lanza una partícula hacia al ergosfera del agujero negro. Este le transmite energía cinética, a través del giro de su ergosfera. En ese momento la partícula se divide en dos y una parte cae al agujero y la otra es recogida fuera. Esta partícula tiene más energía que la que llevaba la suma de las dos partículas. Básicamente este procedimiento permite extraer, teóricamente, hasta el 45% de la energía total (el famoso E=mc^2) disponible en la materia lanzada. Es un proceso mucho más eficaz que la energía nuclear para extraer energía. Por cierto, que el agujero negro este cargado es necesario para poder manipularlo. Obviamente hay una pequeña pega sin importancia, y es que no tenemos un agujero negro a mano. En ciertos escenarios relacionados con la teoría de cuerdas, los braneworlds podrían crease agujeros negros en el LCH del CERN, de muy inminente apertura. Si alguien no quiere leer el artículo entero comentar que en esos escenarios aparte de las dimensiones normales 3+ 1, hay una dimensión extra cuasi-macroscópica. Eso haría que el campo gravitatorio para distancias más pequeñas aumentara mas rápidamente y facilitara la formación de agujeros negros. Aunque estos serían demasiado pequeños. Se desintegrarían por radiación Hawkings. O, incluso si después de todo no hubiese radiación hawkings, que al fin y al cabo es una predicción teórica no confirmada, serían demasiado pequeños para suponer un problema para la tierra. Su tamaño sería mucho menor que le de un núcleo atómico, y su muy débil campo gravitatorio no atraería nada. Podría atravesar la tierra entera sin chocar con un sólo núcleo. Esto es bueno pues no se cargaría la tierra, pero hace que no sirva cómo Kerrnel. Hay otra opción para construir un agujero negro. Alguien calculo que colocando una capa de materia, que perfectamente podría tener una cierta carga eléctrica neta, de simetría esférica en el centro de una bomba atómica, con la distribución adecuada de uranio, podría formar un agujero negro de algunos kilogramos. Exigiría usar todo el combustible nuclear de la tierra en una sola explosión y podría no tener éxito, vaya, que lastima. Esos cálculos estaban hechos para 3+1 dimensiones. En un escenario tipo braneworld (o randall sundrum si prefiere llamárselo así) producir un agujero negro de unos cuantos kilos ya no requeriría tanto material nuclear, así que ¿quien sabe?

Ahora vamos con opciones CF que se le han ocurrido al humilde escritor de este blog 😉

Materia oscura + D-branas

Tenemos la materia oscura, que ocupa el 90%, o así, de la masa del universo. Si es oscura significa que no emite radiación. Eso indica (o al menos es lo más probable)que no tiene carga eléctrica. Hay muchos candidatos a materia oscura, y están clasificados en tipos (por ejemplo hay una clasificación en materia oscura caliente y materia oscura fría). Saber cuales candidatos siguen siendo compatibles con las ultimísimas observaciones es algo reservado a los expertos en el tema. Pero el caso es que al menos alguna de ella podría ser interesante. Para empezar no interactúa con la materia ordinaria excepto gravitacionalmente. En estos momentos cualquier habitante de este planeta podría estar siendo atravesado por varias toneladas de materia oscura y no se daría ni siquiera cuenta. Obviamente hay algunas cotas experimentales de sentido común. Si hubiese una cantidad de materia oscura muy grande podría alterar significativamente el campo gravitatorio de la tierra, o alguna zona de ella, y sería medible. E ¿Que tiene que ver la materia oscura con el mecanismo de producción de la energía?. Bien, no sé si habrá mucha materia oscura en las cercanías de la tierra (o pululando por la misma) y no sé de que tipo (nadie lo sabe, claro). Pero si así fuese ¿de que tipo sería? Bien, algunos candidatos a materia oscura tienen una est4uctura no del todo trivial (o sea, no son partículas elementales, tipo la partícula supersimétrica mas ligera). En ese caso podría ser que estuviesen en un estado no de mínima energía sino en uno metaestable. Y ahí tendríamos que si se le pudiese aportar un gap podría saltar al estado mas estable desprendiendo energía. Estamos hablando, previsiblemente, de órdenes de magnitud de enrergía mucho mas altos que las energías nucleares. Y además el tipo de materia oscura con esas características (glue bals o cosas así) sería tremendamente densa. Claro, si no interaccionan con cargas eléctricas no es sencillo capturarla. Pero ¿imposible? Tal vez no. Si la teoría de cuerdas es cierta y existen D-branas se podría, tal vez, construir algún tipo de D2-brana (cerrada, o tal vez algún tipo de D3-brana enrollada en las dimensiones extra) cargada para esa materia oscura. Una vez interaccionaran con esa D2-brana, que también estaría cargada para la carga eléctrica usual, ergo podríamos manipularla adecuadamente) quedarían atrapada en ella. La verdad es que es muy, muy hipotético todo esto, para empezar no hay evidencia experimental de la teoría de cuerdas. Pero vaya, lo que esta claro es que las cuerdas abren un enorme campo a un montón de nuevas ideas, algunas de las cuales en el futuro podrían dar lugar a tecnologías muchísimo más útiles que cualquier cosa previsible hoy día.

Wormholes + energía solar:

Los wormholes son “agujeros en el espacio-tiempo” (véase esta entrada. Se suelen ver como medios de transporte interestelar, o como máquinas del tiempo. Pero hay otra posibilidad, casi tan interesante (o más). Si una boca del agujero se coloca cercana al sol y la otra cercana a la tierra la luz solar llega sin la dispersión que produce la distancia. Un simple cálculo arroja el dato de que si la boca tuviese 2 metros de radio bastaría para cubrir las necesidades energéticas de la tierra. Además podría usarse un dispositivo de este estilo para terraformar un planeta en muy poco tiempo. Con ascensores espaciales para poder salir de la tierra, y una variante de la misma idea que servirían para tener naves que viajaran por el sistema solar rápido y barato (léase, por ejemplo “la telaraña entre los mundos” de Charles Shefield, el mismo autor de “las crónicas de Mac-Andrew”, el creador de los Kerrnels que mencionaba antes) se podría llevar gene y materiales a ese planeta (tal vez Europa la luna de Júpiter, descongelada, al estilo de “2010, odisea 2”) creando colonias que podrían crecer por si solas e incluso acoger un cierto número de excedente poblacional en la tierra. Y una vez tuviéramos colonias tendríamos comercio espacial, y la posibilidad de coger materias primas del espacio.

Por supuesto falta obtener algún agujero de gusano ¿Cómo? Tal vez en el LCH (posiblemente deba editar esa entrada para añadir alguna información)

Conclusión y avance de intenciones

Por mor de no batir algún tipo de record en la longitud de una entrada de blog dejo aquí la entrada. Me he ocupado de un aspecto de la crisis actual, la crisis energética, y sus posibles soluciones a corto, medio y largo plazo (con hipótesis muy exóticas para el futuro lejano). Pero la energía no lo es todo. Hay otros factores importantes que influyen en la crisis actual de los que cualquier persona con una buena y extensa base científica puede, y posiblemente debe, decir unas cuantas cosas. Lo intentaré hacer en alguna entrada próxima.